Consultoria de empresa familiar

Una Base Imponible común para las Sociedades de la UE

El pasado 25 de octubre de 2016, el Comisario europeo de Asuntos Económicos y financieros, y Fiscalidad, Pierre Moscovici, presentó en nombre de la Comisión Europea (en adelante “CE”) una iniciativa legislativa ante Parlamento Europeo sobre fiscalidad corporativa, cuyo objetivo es establecer un sistema tributario que se adapte al mercado interior, sea eficiente y equitativo, y favorezca el crecimiento económico y la competitividad.

Así, la CE ha considerado como algo fundamental proteger las bases imponibles de los Estados Miembros (en adelante “EM”), proporcionando unas condiciones de igualdad a las empresas y garantizando una fiscalidad equitativa y eficaz a todos los contribuyentes.

La Unión Europea (en adelante, “UE”) pretende construir un marco tributario para las empresas orientado al futuro. Por ello, el fundamento de la propuesta está encaminada a relanzar el Common Corporate Consolidated Tax Base, CCCTB, conocida en castellano como la Base Imponible Consolidada Común del Impuesto sobre Sociedades (en adelante, “BICCIS”).

En concreto, estas importantes iniciativas legislativas se sitúan en tres ámbitos:

No obstante, ¿Cuáles son los aspectos fundamentales de la presente propuesta?

1.- Conclusión

A falta de mayor información sobre el texto del futuro reglamento comunitario, podemos destacar siete pilares sobre los que pivotará este nuevo sistema a la hora de regular las bases imponibles comunitarias en los impuestos sobre sociedades:

  1. Las BICCIS serán obligatorias para todos los grupos financieros con unos ingresos consolidados superiores a 750 millones de euros.
  2. Será un sistema único de normas para el cálculo de sus beneficios imponibles en la UE.
  3. Habrá una declaración fiscal única para todas las actividades dentro de la UE.
  4. Se introducirán mecanismos eficaces para evitar la doble imposición
  5. Se suprimirán las lagunas de los sistemas tributarios nacionales y las asimetrías entre los distintos sistemas
  6. Se creará un sistema de deducción impositiva a nivel comunitario para las empresas que inviertan verdaderamente en actividades de investigación y desarrollo (en adelante “I+D”).
  7. Se suprimirá el sesgo en favor de la financiación mediante deuda, ofreciendo una bonificación por crecimiento e inversión para las inversiones a través de recursos propios

2.- Sistema de imposición único para un mercado único

Las empresas que realizan actividades internacionales dispondrán de un sistema único de normas para calcular sus beneficios imponibles en la UE, en lugar de un mosaico de sistemas nacionales diferentes.

Podrán presentar una declaración fiscal única para todas sus actividades dentro de la UE en el marco de un sistema de “ventanilla única”, debiendo tratar con la autoridad fiscal de un único EM en lugar de tener que tratar con varias autoridades fiscales.

La consolidación también significará que las pérdidas sufridas en un EM podrán compensarse automáticamente con los beneficios obtenidos en otro, permitiendo así a las empresas multinacionales disfrutar del mismo régimen que las empresas cuya actividad es únicamente nacional.

3.- Mejora de los instrumentos para evitar la doble imposición

La CE parte del principio básico por el cual, las empresas han de pagar su parte equitativa del impuesto allí donde generen sus beneficios.

De lo anterior, este órgano tiene la voluntad de construir un conjunto único de normas para el cálculo de los beneficios empresariales, junto con una nueva fórmula de reparto que distribuya claramente la potestad tributaria, aclarando qué beneficios deben ser gravados y dónde deben serlo.

Finalmente, a este respecto, para las empresas no sometidas a la BICCIS y que estén inmersas en este problema, la CE tiene la voluntad de constituir un sistema de resolución de litigios en materia de doble imposición más eficiente.

4.- Sistema tributario equitativo

Partiendo del establecimiento de una base común para todas las sociedades sometidas a la BICCIS, la UE tiene la intención de suprimir las lagunas de los sistemas tributarios nacionales y las asimetrías entre los distintos sistemas, lagunas y asimetrías de las cuales se aprovechan determinados sujetos para realizar elusión fiscal.

Por ello, todos los EM deberán aplicar las mismas normas para cálculo de los ingresos imponibles de las empresas, suprimiendo así su potestad para practicar una competencia fiscal perjudicial.

Sin embargo, lo dicho ut supra no debe confundirse con el derecho soberano ostentado por los EM a la hora de fijar sus propios tipos impositivos. Este derecho, recalca la Comunicación de 25 de octubre, no es la voluntad del sistema BICCIS, todo lo contrario, la base común garantizará que cuando un EM establezca un tipo impositivo, dicho tipo se aplique efectivamente a todas las empresas, por lo que, ya no será posible aplicar unos regímenes preferenciales ocultos o unas resoluciones tributarias perjudiciales.

5.- Nuevas medidas contra las prácticas abusivas

La BICCIS contiene disposiciones contra las prácticas abusivas para proteger a los EM frente a los BEPS, tanto dentro de la UE como respecto de terceros países. Esto reforzará su impacto como instrumento encaminado a evitar la elusión fiscal.

La Comisión también ha presentado otra propuesta para abordar las asimetrías híbridas en que participan terceros países, a fin de reforzar aún más las disposiciones de la UE contra las prácticas abusivas y abordar los riesgos externos.

No obstante, debemos recordar que la CE ya comunicó un paquete de medidas para la lucha contra la elusión fiscal que trataba las asimetrías híbridas dentro de la UE, previendo la eliminación de un importante canal de BEPS. Sin embargo, estas asimetrías no están limitadas al mercado único, por lo que la CE requiere de una solución para contrarrestar los riesgos externos.

6.- Mejores incentivos para la innovación

La BICCIS respaldará la actividad de I+D, por ello este sistema ofrecerá una deducción de impuestos en toda la UE a las empresas que inviertan verdaderamente en actividades de investigación.

Independientemente de lo anterior, esta deducción será aún más generosa para las empresas de nueva creación, habida cuenta de su importancia en la creación de empleo, la promoción de una sana competencia y el establecimiento de unos modelos empresariales más eficientes.

7.- Marco fiscal favorable a la inversión

La BICCIS también aborda las distorsiones de los actuales sistemas tributarios que pueden desestabilizar la economía. La mayoría de los sistemas de impuestos de sociedades de los EM favorecen la financiación mediante deuda, al permitir la deducción de los pagos de intereses y no contemplan un régimen similar para la financiación mediante recursos propios.

La BICCIS suprimirá el sesgo en favor de la financiación mediante deuda, ofreciendo una bonificación por crecimiento e inversión. Esta bonificación garantizará que la financiación mediante recursos propios reciba el mismo nivel de ventajas fiscales que la financiación mediante deuda, creando un marco fiscal más neutral y propicio a la inversión. La bonificación recompensará a las empresas que refuercen sus estructuras de financiación y acudan a los mercados de capitales.

8.-¿Cuándo entrará en vigor?

La norma señala que los EM deberán haber adoptado y publicado, a más tardar el 31 de diciembre de 2018, todas las normas, regulaciones y disposiciones administrativas que fueran necesarias para cumplir con lo establecido en la Directiva. La BICCIS se pretende que sea de aplicación a partir del 1 de enero de 2019, al igual que la Directiva ATAD.

Por último, se prevé que la aprobación de la Directiva esté repleta de dificultades, al requerir que todos los EM den su conformidad al texto.