Beneficios de una Reestructuración Empresarial

Los beneficios de una reestructuración empresarial aún no están claros para muchos empresarios, que siguen creyendo que presentar a su empresa como un potente conglomerado de activos e inversiones mejora considerablemente su imagen. Sin embargo, esta es una manera de pensar trasnochada y obsoleta que, en realidad, en nada beneficia a las sociedades: una empresa potente no necesita “arrastrar” detrás esa pesada mochila, que se puede convertir en un lastre para sus actividades e incluso en un importante riesgo para el empresario.

Para poner las cosas en orden y proteger todo lo que se ha conseguido durante años de esfuerzo, la reestructuración empresarial se revela como la mejor opción. Los beneficios de una reestructuración empresarial son tantos que no podemos explicártelos en dos párrafos: por lo tanto, te los queremos mostrar a través de una práctica infografía, fácil de comprender y muy visual. Te será muy útil para comprender en qué consiste este tipo de reestructuración empresarial, y para entender la necesidad de llevar a cabo esta operación en determinados casos. ¡No te la pierdas!

¿Cuáles son los beneficios de una reestructuración empresarial?

Beneficios de una reestructuración empresarial

Los beneficios de una reestructuración empresarial abarcan distintos campos. Pero como has visto en la infografía, se pueden resumir en un solo concepto: liberar a la empresa del lastre que suponen las inversiones realizadas en campos no relacionados con su actividad. Cualquier empresa comienza de la misma forma: uno o varios emprendedores tienen una idea y un capital, y crean una sociedad para desarrollarla y obtener beneficios. Hasta ahí, todo está claro. Si las cosas van bien la empresa crecerá y generará beneficios a los socios, que contratarán a más trabajadores para seguir generando riqueza.

Aunque parezca que hoy día la crisis ha terminado con los beneficios de muchas empresas, en realidad sigue habiendo un gran número de compañías que generan beneficios y los van acumulando. Estos beneficios se suelen invertir en patrimonio inmobiliario, toda una institución en nuestro país por su solidez, y también pueden consistir en excesos de tesorería (inversiones financieras). Las inversiones patrimoniales se conocen como “patrimonio no afecto”, ya que no tienen relación con la actividad empresarial. Ambos tipos de inversiones, siendo como son algo positivo, se pueden convertir en un auténtico riesgo si la situación de la empresa cambia y deja de ser todo lo boyante que nos gustaría…

Todos los huevos en la misma cesta

Beneficios de una reestructuración empresarial Riesgos

Uno de los beneficios de una reestructuración empresarial es que nos permite evitar tener “todos los huevos en la misma cesta”, es decir, permite hacer una escisión total o parcial que evite que los problemas del patrimonio afecto a la sociedad influyan en el patrimonio no afecto, y viceversa. Cuidado con la cesta, porque puede tener unos “agujeros” importantes:

  • Si la empresa entra en concurso de acreedores, responderá con todos sus activos (también con el patrimonio no afecto, que se liquidará, atención, muy por debajo de su valor de mercado)
  • Si queremos vender nuestra empresa, los inmuebles adquiridos y las inversiones financieras aumentarán su valor frente a los posibles compradores, que en realidad no están interesados en ellos
  • Si nuestra empresa quiere obtener un préstamo de un banco y lo avala con sus inmuebles, el banco nos cobrará un interés bastante mayor para protegerse (si la empresa quiebra, serán de los últimos en cobrar)

La solución está en la escisión

Distinción entre una Sociedad operativa y la Patrimonial

Seguro que, como empresario, te está empezando a inquietar tener todo en un mismo saco y te gustaría saber cómo solucionarlo, sin perder beneficios ni disminuir el valor de tu empresa. Para obtener todos los beneficios de una reestructuración empresarial, esta debe contemplar la escisión total o parcial de la empresa, creando una sociedad patrimonial de nueva constitución a la que traspasaremos los inmuebles desde la sociedad operativa original. Eso sí, es importante que la nueva sociedad patrimonial tenga actividad para garantizar su exención fiscal (evitarás pagar impuestos).

¿Cómo ponemos en activo a esta sociedad? Lógicamente, una sociedad basada en la propiedad de inmuebles no va a dedicarse a vender churros en un puesto. Una buena opción es arrendar los inmuebles a la propia sociedad operativa o a terceros. Para este tipo de operaciones, la intervención de una asesoría especializada en consultoría empresarial puede ser crucial para que la operación esté bien hecha, de forma transparente y profesional. En Leialta estamos dispuestos a  acompañarte durante todo el proceso, de principio a fin.

Adiós al riesgo empresarial

La reestructuración de empresas para evitar riesgos en el negocio familiar

Los beneficios de la reestructuración empresarial no se quedan ahí. Cuando la sociedad patrimonial esté inscrita en el registro empresarial, los inmuebles dejarán de responder por las posibles deudas acumuladas por la sociedad operativa: el patrimonio acumulado quedará a salvo. Además, si en un futuro es necesario o deseable vender la empresa (por ejemplo, en un caso de sucesión en una empresa familiar), el patrimonio no afecto a la actividad principal dejará de ser un lastre para los compradores o sucesores, que no tendrán que adquirirlo o asumirlo junto con la sociedad operativa.

Más beneficios de una reestructuración empresarial: si queremos obtener un préstamo, podemos avalarlo a través de la sociedad patrimonial. El banco, en este caso, será el único acreedor de la empresa (contrariamente al caso anterior, en el que también lo serían Hacienda, los trabajadores, proveedores…), por lo que los intereses serán mucho más bajos. Y además, existe un beneficio adicional: la renta obtenida por el alquiler de los inmuebles generará un beneficio de por vida, ideal para completar la jubilación de(l) propietario(s) de la empresa.

Empresa organizada, empresa ganadora

No se pagan impuestos en una Reestructuración empresarial

Si como empresario dejas tu sociedad bien organizada, con la actividad principal por un lado y el patrimonio no afecto por otro, podrás obtener todos los beneficios de una reestructuración empresarial sin miedo. Estas operaciones están exentas de impuestos por normativa comunitaria, tanto en tributación directa como indirecta. ¿Se puede pedir más?

Y ahora, cuéntanos: ¿qué opinas sobre los beneficios de una reestructuración empresarial?

¿Quieres leer más artículos sobre empresa familiar?



Deja un comentario

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado política de cookies de nuestra página web. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies