Consultoria de empresa familiar

¿A quién vendo mi negocio? Cómo vender una empresa familiar

Responder a la cuestión cómo vender una empresa familiar no es nada fácil. En realidad, nunca es fácil vender una empresa, salvo que seas Bill Gates y quieras vender Microsoft… En la empresa familiar concurren aspectos que no se dan en otros campos, entre los que las implicaciones personales ocupan un importante lugar. Si bien este tipo de negocios suelen crearse con la idea de que haya una continuidad generacional, en ocasiones esta continuidad es imposible. Bien porque no hay sucesión, bien porque las siguientes generaciones no están interesadas en el negocio… Sea cual fuere la razón, hay ocasiones en las que se impone vender la empresa familiar.

Si la idea de vender tu negocio te ronda desde hace tiempo e incluso llega a quitarte el sueño, no te preocupes. Hay métodos eficaces y sencillos para hacerlo: te sorprenderás cuando conozcas todas las opciones a tu alcance. A continuación te damos claves, pautas y consejos para que culminar una operación con garantía de éxito. ¡No te los pierdas!

¿ Cómo vender una empresa familiar? Opciones a tu alcance

Si el relevo natural del liderazgo (de abuel@s a padres/madres, y de estos a hij@s) no se da en tu empresa familiar por cualquiera de los motivos descritos (o por otros que no vienen al caso), es el momento de empezar a pensar en la venta. Sin embargo, entendemos que es una opción que causa desasosiego e inquietud. A ningún empresario le gusta la idea de que su proyecto vital, al que ha dedicado más tiempo y dinero que a ninguna otra cosa, pase a manos extrañas… Pero no tiene por qué ser así: la venta de la empresa familiar puede suponer una gran ventaja para el empresario que desea pasar ya a segundo plano. A grandes rasgos, existen dos opciones: la venta por sucesión interna y la venta por sucesión externa.

Sucesión interna: todo queda “en casa”

Cuando no hay nadie en la familia a quien podamos pasar el testigo, la opción más lógica e inmediata es la venta por sucesión interna. En pocas palabras: quiero vender mi negocio a personas ajenas a la familia, pero pertenecientes a la empresa. Hablamos de aquellos empleados que han trabajado más cerca de la dirección, que desean hacerse cargo del negocio y mantenerlo en los años venideros. El problema más habitual para vender la empresa familiar a este tipo de compradores suele ser la falta de capital… Pero una vez más, existe una opción muy interesante para llevar la operación a cabo:  negociar un calendario progresivo (por ejemplo, a 10 años), mediante el cual los compradores destinarán los rendimientos de la empresa al pago de la compra.

Son opciones muy interesantes a la hora de planificar la venta de una empresa familiar. Eso sí: es fundamental realizar antes un análisis fiscal pormenorizado de las personas o entidades que pretendan comprar y confiar en expertos en la valoración de empresas. El asesoramiento profesional, en este sentido, es básico; Leialta es una consultoría empresarial especializada en empresa familiar, donde te ofrecemos todo el apoyo que necesites para garantizarte una operación impecable, con total transparencia y sin complicaciones tributarias.

Sucesión externa: mira a tu alrededor

Pudiera ser que en tu empresa no haya ningún empleado que quiera (o pueda) hacerse con el negocio. Hay otra posibilidad a la hora de plantearte cómo vender una empresa familiar. Se trata de la venta por sucesión externa, es decir, a una persona o empresa que no pertenezca a ella. ¡Ojo! que no pertenezca a ella no significa que no tenga relación con ella, muy al contrario… La idea es buscar a un comprador con el que se haya establecido una relación a lo largo del tiempo. Clientes, proveedores… Todos valen, siempre que tengan interés y que sean de confianza. Incluso podrías tantear a tus competidores: si tu empresa funciona, querrán hacerse con ella.

Ten en cuenta que se trata de operaciones muy delicadas que hay que manejar con cuidado. Muy especialmente en el caso de los competidores, el acercamiento se debe hacer con toda la prudencia necesaria para evitar que aflore a la luz información que te podría perjudicar. Sin ir más lejos: que toda tu competencia se entere de que vas a vender tu empresa familiar, y se lancen a por tus clientes. Si estás valorando esta opción (por lo demás, muy interesante), ponte en manos de profesionales de la consultoría de empresa familiar capaces de llevar a buen término un proceso seguro y que te ofrezcan todas las garantías de confidencialidad necesarias.

Un mundo de posibilidades…

Ya ves que al plantearte cómo vender una empresa familiar se abren distintos caminos. Todos ellos conducen al éxito; la idea es buscar el que satisfaga tus necesidades. En Leialta te podemos guiar a través del proceso y acompañarte en todas las gestiones, negociaciones y complicaciones que pudieran surgir. No dudes en contactarnos: somos una consultoría de empresa en Madrid con expertos en empresa familiar.

Y ahora, ¿sigues preocupado por cómo vender una empresa familiar? ¿Qué piensas de las opciones que te hemos detallado? ¡Déjanos tus dudas y tus comentarios!

Foto: Montaje con fotografía cortesía de pakorn en Freedigitalphotos.net.