Conoce al equipo de LEIALTA – Alejandra García Echániz

conoce al equipo, Alejandra García

En LEIALTA sabemos que es fundamental conocer a las personas que hay detrás de una marca y que son el alma de la empresa, por eso te queremos presentar a los componentes de nuestro equipo. Hoy hablamos con Alejandra García Echániz.

¿Qué puesto ocupas en LEIALTA y qué funciones realizas?

conoce al equipo, Alejandra GarcíaSoy Alejandra García Echániz y trabajo como abogada en el departamento mercantil de LEIALTA dando asesoramiento mercantil a clientes nacionales e internacionales. Entre otras funciones, realizo las siguientes:

  • Ejecuto operaciones de reestructuración empresarial, fusiones y escisiones de sociedades.
  • Redacto actas y certificados de Juntas Generales sobre todo tipo de acuerdos y procedo a la legalización ante el Registro Mercantil.
  • Asesoro en materia de patentes y marcas, a nivel nacional e internacional.
  • Redacto y reviso contratos civiles y mercantiles: compraventa de participaciones, de bienes, leasing, renting, préstamo, patrocinio, arrendamiento, acuerdos de confidencialidad etc.
  • Ostento la representación legal para la elevación a público de acuerdos corporativos (ampliaciones de capital, cambio de domicilio, revocación de poderes, liquidación de la compañía).
  • Realizo la gestión de modificaciones estructurales.
  • Elaboro protocolos empresariales para gestionar la actividad de las empresas y determinar lo que ocurrirá en el futuro.

¿Por qué estudiaste la carrera de Derecho?

La verdad es que, me llegas a hacer esta pregunta en segundo de bachillerato y lo que te hubiese respondido sería que tenía claro que era más de letras que de números, y derecho era una de las carreras que más salidas profesionales me podría ofrecer. La verdad es que no fue nada vocacional.

Al principio de la carrera no me gustaron mucho las materias que estudié, puesto que el plan de estudios comienza con asignaturas más orientadas a la historia del derecho. Eran asignaturas muy amplias y tediosas como, por ejemplo, el derecho romano. Pero a partir de tercero de carrera es cuando me empezó a gustar más, porque estudias asignaturas más prácticas y que se acercan más a la realidad de lo que es el derecho hoy en día.

Realmente ahora pienso que hice una muy buena elección, no sólo porque finalmente me he acabado dedicando a ello, sino también porque es una carrera que te forma, no solo para la vida en general, sino también como persona, porque te ayuda a entender cómo es la sociedad hoy en día.

¿Qué formación has adquirido desde la finalización de la carrera?

En 2018 realicé el Máster de acceso a la abogacía en el Centro de Estudios Financieros (CEF) y aprobé el examen habilitante de la profesión de abogado en 2019.

Una vez terminada mi formación de postgrado y teniendo el título habilitante de abogada, comencé mi experiencia laboral en LEIALTA, en concreto en el departamento mercantil como abogada mercantilista hasta el día de hoy.  

Además, entre 2019 y 2020 he realizado cursos de especialización en derecho societario en materia de operaciones de reestructuración societaria, impartidos por el Centro de Estudios Garrigues.

Me formo de manera continua, ya que para ejercer mi profesión es necesario estar siempre actualizados, puesto que las normas van cambiando conforme evoluciona la sociedad.

Te has ido especializando en la rama de derecho mercantil ¿Por qué?

Siempre me ha llamado la atención el mundo de las empresas, pero no te lo voy a negar, inicialmente me llamaba la atención mucho más el derecho penal, de hecho, mi trabajo de final de grado lo realicé sobre la responsabilidad en los delitos de homicidio por imprudencia.

La teoría del derecho penal me fascinó cuando la vi en la carrera y tenía la idea de dedicarme a ello una vez terminara el Máster de acceso a la abogacía, pero una conversación que tuve un día con mi profesor de derecho penal del Centro de Estudios Financieros, me hizo pensar y cambiar de opinión, pues me contó como era su día a día, los casos que veía y me di cuenta de que, la teoría era muy bonita, pero la práctica no tanto. Es un mundo muy oscuro y que me haría estar entre la espada y la pared a la hora de coger y llevar la defensa de ciertos casos.

Especializarme en derecho civil y mercantil se convirtió en mi primera opción, en un inicio me gustaba el derecho procesal, pero conocí LEIALTA y aprendí a ver cómo funciona un abogado corporativo de empresa, me gustó mucho más la idea de no trabajar en los tribunales y dedicarme de lleno a lo que es el asesoramiento a empresas y por ello opté por especializarme más en este mundo para ser abogada mercantilista corporativa, que es a lo que me dedico hoy en día y estoy muy contenta con la elección.

Como decía antes, desde que estoy en LEIALTA no he dejado de formarme en derecho mercantil, y he asistido a cursos de especialización en esta área. Además, debo añadir la formación que me ha dado la práctica de estos dos años y medio asesorando a empresas.

En este tiempo, hemos podido conocer de ti que eres una amante del deporte, ¿qué deportes has realizado?

Desde muy pequeña he dado clases de tenis, mis padres me apuntaron a clases en el RACE y después en la Federación de Tenis de Madrid.

Al principio la raqueta era más grande que yo, siempre que iba a dar clases la pelota se me escapaba por todos los lados, hasta que al final acabé aprendiendo, me apunté a campeonatos y llegué hasta a ganar copas de pequeña, pero dejé de practicarlo a los catorce años.

A día de hoy, se me sigue dando bien, y puedo defenderme con soltura. El tenis es un deporte que me gusta mucho.

En general, me considero una persona deportista, tengo una rutina de hacer deporte tres días a la semana para oxigenarme. Lo que más me gusta es correr en la cinta o en la calle, pero soy más de gimnasio. Además del cardio me gusta la elíptica y hacer musculación con mancuernas.

Soy de esas personas que siempre hace deporte con música, ya que me ayuda a motivarme y a seguir el ritmo. Cuando estas corriendo, suele llegar un punto en el que ya estás agotado y te planteas pararte o seguir hasta el objetivo que te habías marcado.

La música a mí me da esa motivación para, si me he propuesto correr siete kilómetros, no parar hasta conseguirlo.

Sin duda el deporte es una actividad fundamental en mi vida. El deporte me ha ayudado a forjar una personalidad con mucha fuerza de voluntad, disciplina y constancia en mis hábitos.

¿Cómo pudiste adaptar esta faceta de deportista durante el confinamiento?

Pues al principio no hice deporte porque, supongo que como nos ha pasado a todos, estaba preocupada, era una situación anormal, pero pasaron los días y mi cuerpo me pedía deporte.

Tuve que adaptarme un espacio en casa, escogí mi habitación y me propuse seguir una rutina diaria de deporte con mi esterilla mediante abdominales, estiramiento y ejercicios de cardio y pude conseguir hacer deporte durante todo el confinamiento. 

Acabé animando a amigas que no tenían una rutina de deporte a que hicieran deporte también, porque al estar confinados tienes mucha menos actividad física y me lo agradecieron mucho.

Creo que ha sido muy necesario seguir manteniendo el espíritu de deportista durante el confinamiento para llevarlo bien, tanto metal como físicamente.

Además del deporte, ¿Qué otros hobbies tienes y a qué dedicas tu tiempo libre?

Además de hacer deporte, en mi tiempo libre y fines de semana, dedico mi tiempo a la lectura, a escuchar música y también a cuidar a mis abuelos y sobrinos pequeños y, por supuesto, guardo otra gran parte de mi tiempo para mis amigas y amigos.

Me considero una persona casera y tranquila con necesidad de pasar tiempo a solas para pensar en mis cosas, pero a la vez muy sociable, pues al mismo tiempo necesito dedicar tiempo a mis amigos y amigas y a conocer gente nueva, me animo a cualquier plan, ya sea planeado o improvisado, y si es una buena cena con vino, cerveza o copas de por medio ni lo dudo.

Por otro lado, me gusta mucho viajar y explorar sitios desconocidos y parte de mi tiempo libre también lo invierto en viajar. Pienso que viajar es fundamental para tener la mente abierta y poder entender mejor otras culturas.

De todos los viajes que has podido realizar hasta ahora, ¿cuál ha sido el que más te ha marcado?

Sin duda el viaje que hice a Wisconsin y a Chicago en el verano de 2017, en el que estuve de au pair cuidando a los niños de dos familias diferentes. Estuve todo el mes de julio cuidando a unos niños de una familia de Milwaukee y durante todo agosto cuidando a otros niños de un barrio de una familia de “Des Plaines” en Chicago.

Fue un verano en el que tenía claro que quería hacer algo diferente, renunciando a tiempo de ocio para hacer algo que me enriqueciera como persona y a la vez también tenía ganas de huir un poco de España, encontré dos familias que necesitaban ayuda y me saqué el billete sin dudarlo.

La verdad que me gustó mucho conocer la cultura americana, su modo de vida, pues vi que era muy diferente a la cultura española. Como dato anecdótico, por ejemplo, me sorprendió que no marcaban en su día a día los tiempos y espacios para las comidas, como aquí que tenemos horarios preestablecidos, sino que comían lo que les apetecía en cualquier momento, una mañana me desperté y uno de los niños estaba desayunando palomitas. Al principio obviamente me pareció lo más raro del mundo en lo que yo no iba a caer, pero luego me vi a los pocos días desayunando palomitas también.

Creo que tuve mucha suerte, porque me tocaron dos familias muy buenas y me trataron fenomenal, aprendí mucho de ellos y acabé cogiendo mucho cariño a los niños, me dio pena irme, no quería volver. 

Fue el viaje que más tiempo estuve separada de mi familia y me ayudó a valerme por mí misma en un ambiente y cultura diferentes y por eso es el que más me ha marcado y volvería a repetir seguro.

También has realizado voluntariados, ¿Cuál ha sido tu función y cómo te ha ayudado como persona?

Otra de las actividades que he realizado en el pasado e intento no dejar de realizar en mi tiempo libre son voluntariados, algunas veces de la mano de instituciones religiosas y otras veces por mi cuenta con grupos de amigos algún día del fin de semana.

Uno de los voluntarios que hice hace tiempo fue uno en el que tuve que ponerme un mono blanco que parecía sacada de la Nasa para ponerme a pintar casas de gente con pocos recursos. Fuimos un grupo de 5 personas, nos llevamos la pintura y unos rodillos y nos pusimos manos a la obra.

Creo que hacer un voluntariado te acaba aportando más a ti que al otro, ya que te ayuda a olvidarte de tus preocupaciones por unas horas dedicando parte de tu tiempo a algo productivo y útil para la sociedad, además, yo siempre acabo pasándomelo bien, acabé pringada de pintura por todo el cuerpo pintando casas y nos echamos unas risas.

Hacer voluntariado es ayudar a gente que realmente lo necesita aportándoles, ya sea bien cosas materiales, como comida o dinero, o simplemente tu tiempo y afecto y eso es muy gratificante, porque te das cuenta de que puedes hacer feliz a la gente con muy poco, con tan solo escuchar, hay gente que lo único que necesita es sentirse escuchada.

Al final se trata de regalar parte de tu tiempo a los demás. Me he podido dar cuenta de que el tiempo que tenemos vale oro, porque puedes hacer mucho bien y tú decides en qué lo quieres invertir.

Te ayuda a ser más agradecido y darte cuenta de la suerte que tienes, pues, aunque puedas tener problemas, hay gente que siempre va a tener problemas más gordos que tú y dejas de quejarte para empezar a valorar mucho más todo lo bueno que se te ha dado.

¿Qué valores de estas actividades has podido trasladar a tu desarrollo laboral en LEIALTA?

Haciendo labores de voluntariado he aprendido valores humanos como, el compañerismo y la generosidad. El voluntariado se puede hacer solo o acompañado, pero yo siempre lo he realizado con un grupo de personas y hacíamos piña para realizarlo de la mejor manera posible.

Aprendes a ser generoso no solo desde un punto de vista material y económico, sino también con tu tiempo. En una dura jornada de trabajo tu tiempo vale oro. Me ayuda a ser generosa con mis compañeros sin esperar a que ellos luego hagan lo mismo conmigo, me ayuda a poner en práctica la generosidad no como un trueque de favores, sino como un gesto de amabilidad/solidaridad que tienes con un compañero/a de trabajo en una situación en la que te necesita.

También gracias a los voluntariados he aprendido el valor de la empatía, a ser más cercana con las personas, porque te ayuda a ponerte en la piel del otro y eso se puede trasladar perfectamente a la relación asesor-cliente, ya que, al fin y al cabo, el cliente siempre busca que te pongas en su piel para solucionar su problema.

¿Cómo te organizas con tu departamento en el día a día?

En mi día a día, intento ser lo más organizada posible para ganar en productividad y eficiencia.

En el departamento mercantil tenemos reuniones internas semanales, en las que cada uno exponemos los trabajos que tenemos entre manos para posteriormente priorizarlos en función de las necesidades del cliente. El tener una comunicación fluida nos permite tener una visibilidad constante del trabajo de cada uno.

Gracias a esas reuniones semanales, delegamos tareas y proyectos internamente, intentando priorizar los servicios de acuerdo con la necesidad de cada cliente en cada momento.

Ante un problema mercantil o legal que requiere asesoramiento, según lo que he aprendido de quienes tienen más experiencia dentro del despacho, sigo los siguientes pasos:

  • En primer lugar, realizo una composición de lugar para saber desde qué punto parto.
  • Posteriormente, elaboro un plan de acción acorde a lo que más encaje en el supuesto concreto, siguiendo una hoja de ruta con los pasos para solucionar el problema legal que se me presenta y midiendo los plazos en los que podría verse solucionado el problema.
  • Una vez tengo esta información, contacto con el cliente para plantearle las distintas soluciones posibles y si está de acuerdo se le ofrece una propuesta de servicios.

¿Cómo te consideras en tu trabajo?

Me considero una persona bastante reiterativa cuando hay que incidir en lo importante e intento luchar por una constancia en mi método de trabajo.

Soy bastante perfeccionista en mi trabajo, si se trata de un entregable que requiere urgencia se la doy, pero soy más de la opinión de que, si se necesita un poco más de tiempo para que un entregable esté no bien sino excelente, se le ha de dedicar ese tiempo.

Intento tener buen ojo para adelantarme y captar las necesidades del cliente, así como para determinar riesgos previsibles futuros que al identificarlos permitan al cliente actuar para evitar situaciones no deseadas.

Me gusta trabajar en equipo y consultar dudas legales con mi departamento, pues, en mi opinión, dos visiones y razonamientos de dos o más profesionales sobre un mismo asunto siempre enriquecen cualquier tipo de servicio de consultoría.

¿Cómo realizas el seguimiento con los clientes?

Los problemas del cliente intento hacerlos míos para conseguir el objetivo propuesto de la mejor manera posible.

A una primera reunión, voy siempre lo más preparada posible, envío al cliente un entregable personalizado con los principales puntos a tratar para ir directos al grano, así el cliente conoce los puntos que se van a tratar y que somos un equipo preparado en el que se puede invertir para el desarrollo de sus proyectos empresariales o para la solución de cualquier problema jurídico.

Procuramos que los clientes tengan siempre una visibilidad global acerca de las actuaciones a seguir en cada proyecto, les enviamos unos check-list con los principales hitos a ejecutar de cada operación.

Los clientes, en general, están satisfechos con el servicio que prestamos, prueba de ello es que acuden a nosotros con frecuencia para solucionar sus problemas mercantiles, tanto internos como externos, y si entran dentro del alcance de nuestros servicios ofertados, siempre estamos encantado de asesorarles.



Deja un comentario

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado política de cookies de nuestra página web. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies