Principales diferencias entre sucursal y filial

Qué es una sucursal y la diferencia con una filial¿Quieres abrir un negocio en España? Las oportunidades para invertir en España son un atractivo para muchos empresarios extranjeros que quieren internacionalizar su empresa. Las opciones para hacerlo son diversas, dependiendo de la actividad que quieras realizar y de los objetivos que quieras alcanzar. Si deseas tener un establecimiento permanente podrás crear una sucursal o una filial. En este post te contamos las diferencias entre sucursal y filial.

Diferencias entre sucursal y filial

Existen multitud de diferencias entre sucursal y filial y las más importantes son las siguientes:

  • Personalidad jurídica. La sucursal no tiene una personalidad jurídica propia, sino que depende totalmente de la sociedad matriz extranjera, la filial sí tiene personalidad jurídica propia.
  • Capital social mínimo. Para la sucursal no existe un capital mínimo, para la filial el capital mínimo es de 3.000 euros si se quiere constituir una sociedad limitada y de 60.000 si se quiere constituir una sociedad anónima. La sociedad limitada y la anónima, son los dos tipos de sociedad mercantil más comunes en España.
  • Propietario de la entidad. En el caso de las filiales el propietario puede ser una persona física que deberá tener un número de NIE español o una empresa extranjera que deberá tener un CIF español. El propietario de la sucursal es la sociedad matriz extranjera.
  • Responsabilidad  de la sociedad matriz. En el caso de la filial, al ser una entidad independiente, la responsabilidad se limita al capital social, sin que la sociedad matriz, en principio, pueda tener responsabilidad. En el supuesto de que la sucursal tenga deudas, la sociedad matriz deberá asumir la responsabilidad sin limitación alguna.
  • Órganos de gobierno. La normativa española establece que una filial, como cualquier sociedad mercantil, tiene una serie de órganos de gobierno como la Junta General de Accionistas y el órgano de administración que puede estar compuesto por un administrador único, dos o más administradores solidarios o mancomunados (si son solidarios pueden actuar de forma independiente, si son mancomunados lo deben hacer de forma conjunta), o un consejo de administración que deberá estar compuesto por un mínimo de tres miembros y un máximo de doce. En el caso de la sucursal no existe un órgano de gobierno específico, ya que depende totalmente de la sociedad matriz extranjera. Generalmente, suelen tener un representante legal que es el apoderado de la sociedad extranjera.
  • Cuentas anuales. La filial debe elaborar y aprobar sus cuentas anuales y presentarlas en el Registro Mercantil español. Se trata de cuentas públicas que pueden ser consultadas por cualquiera, incluidos los competidores. En el caso de la sucursal solo es necesario presentar un documento ante el Registro Mercantil que acredite que la empresa extranjera ha cumplido con la obligación de registro en su país de las cuentas anuales. Como consecuencia de lo anterior, otras personas y competidores no tendrán acceso a las cuentas.
  • Obligaciones fiscales. En cuanto a las obligaciones fiscales no existen muchas diferencias entre sucursal y filial ya que ambas deberán declarar y pagar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto sobre Sociedades (IS).

El Impuesto sobre Sociedades grava la obtención de renta por parte de las sociedades y su tipo de gravamen general es del 25%. La declaración del impuesto se realiza en los 25 días siguientes a los seis meses posteriores a la finalización del periodo impositivo (si el periodo impositivo coincide con el año natural, la presentación se hará hasta el 25 de julio de cada año). Y los pagos a cuenta del IS se realizan durante los primeros 20 días de abril, octubre y diciembre.

El IVA se paga en los meses de abril, julio, octubre y enero (en enero se presenta además un resumen anual). En relación con el IVA, si la facturación de la empresa supera los seis millones de euros, deberá realizar la contabilidad a través de la sede electrónica de la agencia tributaria española. Es lo que se llama Suministro Inmediato de Información (SII).

Si se trata de un holding de empresas, se podrá tributar por el régimen consolidado, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos en la normativa. La gran ventaja es que se pueden compensar las bases positivas de una compañía en el IVA por las negativas de otra que pertenezca al mismo holding de empresas.

Además, en el caso en que la empresa realice operaciones intracomunitarias (compraventas de bienes o servicios con otra empresa o profesional de la Unión Europea) deberá presentar el modelo 349, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Por otro lado, si se producen transacciones entre la sucursal o filial y la sociedad matriz deberá elaborarse un documento que acredite los precios de transferencia para que se pueda cotejar que las transacciones se realizan a precio de mercado.

Finalmente, si la empresa en España contrata trabajadores o alquila un local, también deberá abonar otro tipo de impuestos (IRPF) y pagar las contribuciones a la Seguridad Social por los empleados.

¿Qué tipo de forma jurídica me interesa si quiero crear una empresa en España?

Para elegir la mejor forma de crear una empresa en España, es aconsejable que contactes con una consultoría empresarial que conozca a fondo la legislación española y pueda encontrar la solución que mejor se adapte a tu caso.

La forma que le des a la entidad que crees en España dependerá de muchos aspectos como:

  • La actividad que vas a realizar. No es lo mismo que solo vayas a vender productos como proveedor a alguna empresa española o que necesites tener una estructura de mayor volumen para dar una mejor imagen e introducirte en el mercado español como un establecimiento permanente.
  • La contratación de empleados. Puede que solo necesites un comercial o representante de tu empresa en España o que quieras tener una plantilla de trabajadores.
  • El volumen de negocio. Quizás inicialmente puedas operar con un número de CIF y posteriormente te convenga crear una sucursal o una filial.

En definitiva, se trata estudiar a fondo la situación y elegir la mejor forma para tu entidad. En poco tiempo podrás hacer negocios en España.

 



Deja un comentario

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado política de cookies de nuestra página web. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies