¿Has inscrito a tu empresa en el Código LEI? Te ayudamos a gestionarlo

El Código LEI es imprescindible para que las empresas puedan hacer transacciones financierasSi hasta ahora no habías oído hablar del Código LEI, es el momento de empezar a tenerlo en cuenta. La normativa que obliga a determinadas empresas a gestionar dicho código no es muy conocida, y esto puede causar que algunas sociedades incurran en faltas importantes. Pero el desconocimiento de una norma, como todos sabemos, no exime de su cumplimiento… Por eso, hoy te invitamos a descubrir qué es el Código LEI, para qué sirve, qué empresas deben tener el suyo propio y cómo lo puedes obtener. Sigue leyendo: te ayudaremos a “navegar” a través de este complejo tema.

Qué es el Código LEI

El Código LEI surgió en el año 2014, como consecuencia de la brutal crisis financiera sufrida por todos los sectores sociales y económicos en los últimos tiempos. Dicha crisis puso el foco sobre las transacciones financieras de las grandes entidades: la evidente incapacidad de gigantes como Lehman Brothers para evaluar como debían ser dichas transacciones hizo que el G20 se planteara crear una normativa específica, con el objeto de controlar estas operaciones bajo un prisma de transparencia.

La normativa cristalizó en lo que hoy conocemos como Código LEI, un código global alfanumérico consistente en 20 caracteres, único y permanente en el tiempo para la entidad que lo solicita. ¡Ojo! El Código LEI es permanente, pero debe renovarse cada año a partir de la fecha de emisión o de la última renovación. Este formato se basa en la norma ISO 17442. Las cifras corresponden a esta plantilla:

Prefijo + Dígitos Reservados + Código Alfanumérico Aleatorio + Dígitos de Control + 9598+00 N60CEGKTATBG 90.

El número 9598 es el prefijo del LOU asignado a España. Las LOU sin las Unidades Locales de Operaciones, entidades encargadas de suministrar el LEI a la entidad solicitante. Cuando una entidad se registra y obtiene un Código LEI, en este se cifran datos básicos como el nombre de la empresa, su domicilio legal y real, país y región de jurisdicción legal, número y nombre del registro, código LEI, fecha de registro, etc.

Para qué sirve el Código LEI

A grandes rasgos, este código sirve para identificar a las partes que intervienen en las operaciones financieras de todo el mundo, permitiendo así que los reguladores estén al tanto de los posibles riesgos desde las primeras fases. Si este tipo de regulación hubiese existido hace años, tal vez hoy no podríamos hablar de  las turbias operaciones con  “hipotecas basura” que tantos desastres causaron a nivel mundial… El objetivo final del Código LEI es, pues, mejorar la gestión de los riesgos en las operaciones financieras a través de una mayor transparencia.

Sí, pero… ¿Lo necesita mi empresa?

En cuestión de obligatoriedad, no todas las personas jurídicas deben registrarse para obtener el Código LEI. Pero sí están obligadas a tenerlo aquellas que participen en las operaciones de los mercados financieros. Así, cuando una persona jurídica contrate a una empresa de servicios de inversión o una entidad de crédito para realizar transacciones sobre sus instrumentos financieros, antes tendrá que facilitarles su Código LEI para que les puedan identificar debidamente. Si no hay LEI, no hay operación. ¡Fácil!

Las entidades susceptibles de tener un código LEI incluyen bancos y compañías financieras; entidades emisoras de acciones, deuda o valores; aquellas que coticen en bolsa; fondos de inversión y de pensiones; entidades de contrapartida para transacciones financieras; medios de inversión alternativos y entidades bajo supervisión de un regulador financiero, y sus afiliadas. Es decir, necesitan tener un Código LEI todas aquellas empresas que tomen parte en el comercio de derivados. En el caso de sucursales o privados, hoy día no existe la posibilidad de asignarles un código de estas características.

¿Cómo gestiono el Código LEI?

Como todas las acciones destinadas a cumplir las normativas empresariales, a la hora de obtener el LEI lo mejor es dejarse guiar por los profesionales. En Leialta ayudamos a tu empresa a cumplir todos los estándares de transparencia: te confirmaremos la necesidad (o su ausencia) de contar con este código, y caso de necesitarla, gestionaremos su tramitación por ti. Como tercera parte solicitante, solo necesitaremos que nos apoderes para poder representar a tu empresa en todas las gestiones. Y podrás olvidarte de todo lo demás.

Una vez solicitada, la obtención del Código LEI estará sujeta a su comprobación por parte del LOU CORPME (LOU del Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y Bienes Muebles de España), la entidad que lo concede. Lo normal es que no tarde más de cinco días hábiles en conseguirse. En cuanto a las tarifas, obtener el Código LEI conlleva unas tasas e 128,36 € por su emisión y de 67,86 € por la renovación anual.

Confía en los profesionales

El Código LEI es una herramienta muy positiva, destinada a mejorar la gestión de los riesgos financieros a nivel global y a crear un entorno más transparente para todos. Si tu empresa lo necesita y no lo tiene, no podrás realizar las operaciones financieras para las que fue concebida… No lo dejes para más adelante y confía en Leialta para su gestión.

¿Conocías la existencia del Código LEI? ¿Qué opinas de su utilidad para prevenir los manejos turbios en las transacciones financieras globales? ¡Danos tu opinión?

¿Quieres leer más artículos sobre empresa familar?



Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies