Consultoria de empresa familiar

¿Cuánto vale mi negocio? Lo que debes saber sobre venta de empresas

Esta es una pregunta que cada vez se hacen más empresarios: ¿cuánto vale mi negocio? La venta de empresas es una actividad corriente hoy día, siendo en ciertos casos una gran oportunidad para obtener beneficios. Sin embargo, vender un proyecto empresarial no es fácil; si no lo hacemos bien, nos arriesgamos a que nos den gato por liebre o a que ningún comprador vea rentable hacerse con él. Tanto en lo que respecta a grandes negocios y/o empresas familiares, como si se trata de un puesto de churros que regentas en solitario en la plaza de tu pueblo, te interesa mucho saber cuál es su valor de cara a una futura venta.

Si quieres saber cuánto vale tu negocio y cuál es la mejor forma de contrarrestar el “ataque” de posibles compradores (que sin duda regatearán su precio de forma implacable), no te pierdas este artículo. ¡Sigue leyendo!

Venta de empresas: ¿existe un criterio medible para su valoración?

La respuesta, aunque no lo creas, es: sí, existe. La respuesta a la pregunta que hacíamos en el título de este post es sencilla, pero tiene más enjundia de lo que puedas pensar. Y es que tu negocio vale lo que los compradores quieran pagar por él. Esto significa que para ti, tu empresa puede valer un potosí porque te da de comer a ti y posiblemente a más gente; pero para un comprador puede resultar una inversión arriesgada. Y por otra parte, no dudes que los posibles compradores afilarán sus armas para bajar en lo posible el precio que tú establezcas…

Por esta razón, lo más importante es informarse bien sobre todo lo que concierne a la venta de empresas, y muy especialmente sobre el valor real que tiene tu negocio. No solo tienes que saber por cuánto vender, sino que también “cuándo” y “cómo”. Y es que hay criterios medibles que hacen posible una venta satisfactoria para todas las partes, y que se pueden resumir en una fórmula casi “matemática”: la suma de los criterios de valoración objetivos y subjetivos.

Due Diligence: fundamental

Los criterios objetivos se valoran mediante servicios de Due Diligence, imprescindibles para saber exactamente en qué situación real se encuentra un negocio o empresa. A ningún comprador se le ocurriría adquirir un negocio sin saber antes si está peligrosamente afectado de sanciones o cargos… Por eso, antes de que vengan con las armas en alto es importante que tú mismo conozcas esta situación, para poder desmontar los argumentos del contrario. Para ello, lo mejor es contratar servicios profesionales: en Leialta realizaremos este trabajo para ti, con todas las garantías que proporcionan nuestra experiencia y profesionalidad.

La importancia de los criterios subjetivos

Cuando los servicios de due diligence establecen que una empresa está objetivamente en buena situación, llega el momento de afrontar los criterios de valoración más subjetivos. Porque, honestamente, hay que tenerlos muy en cuenta. En un proceso de venta de empresas, cualquier posible comprador intentará bajar el precio del negocio en cuestión poniendo sobre la mesa aspectos como los siguientes:

Los clientes de tu empresa son un baremo fundamental a considerar: probablemente, será lo primero en lo que se fije el posible comprador. Es importante no concentrar la facturación en unos pocos clientes: si amplías la cartera, porque falle uno de ellos siempre quedarán los demás. Los “clientes estrella” son buenos fichajes, pero no renuncies por ellos a otros más modestos: serán los que te saquen las castañas del fuego si los primeros desaparecen.

Otros aspectos a tener en cuenta

Echa un vistazo a tu plantilla de trabajadores y hazte estas preguntas: ¿qué antigüedad media tiene? ¿Qué necesidades de formación precisa? ¿Será necesario realizar una reducción/ampliación de plantilla en breve? Todos estos aspectos los tendrá en cuenta el posible comprador de tu negocio, y los utilizará para justificar una bajada de precio en el proceso de compraventa. Lo mismo rige para el sector en el que se encuentre tu empresa: si tiene perspectivas de crecimiento, sin duda el negocio valdrá más. Un ejemplo: no es lo mismo intentar vender una editorial de revistas (de las que se venden en el kiosco), que un portal web con un canal de youtube con miles de visitas, un blog con decenas de miles de lectores mensuales y una actualización constante. Lo captas, ¿verdad?

En cuanto a la imagen de marca, es un criterio muy difícil de valorar en los procesos de venta de empresas… Y es que estriba en la imagen que el consumidor tiene de tu negocio, algo casi imposible de conocer sin estudios de mercado profundos. No dudes en recurrir a servicios profesionales para obtener esta información: verás lo práctica que te resulta después.

Por qué recurrir a servicios profesionales

Ya conoces la teoría para saber cuánto vale tu negocio y cómo afrontar un proceso de compraventa. Como verás, lo más importante en estos casos es estar bien asesorado y contar con el apoyo de buenos profesionales. En Leialta te ofrecemos el mejor servicio de due diligence, así como toda la información y apoyo que necesites para vender tu negocio o empresa familiar, siempre con los mejores resultados. Somos especialistas en asesoramiento en procesos de venta de empresas: contáctanos y verás todo lo que podemos hacer por ti.

Recomendamos a todos nuestros suscriptores la lectura del Y ahora, ¿sabes ya cuánto vale tu negocio? ¿Es lo que pensabas o han cambiado tus expectativas tras leer este post? Cuéntanos lo que piensas: seguro que tenemos mucho de lo que hablar. ¡Déjanos tu comentario!