Planes de igualdad en 2018: ¿qué gana tu empresa si los implanta?

Los planes de igualdad en 2018 estarán más respaldados para combatir la brecha salarial.¿Qué ventajas pueden derivar de la implantación de planes de igualdad en 2018? Ha llegado el momento de hablar claro… Un plan de igualdad está diseñado para que “todos ganen”. Sí: tu empresa también. Es sabido que una empresa que trabaja por lograr una igualdad real entre sus trabajadores y trabajadoras se convierte en un referente a nivel social y laboral. La imagen moderna y competitiva que ofrece este tipo de negocios va intrínsecamente ligada a un compromiso serio con su plantilla, sin poses ni “postureo”. Aunque este es sin duda el mayor beneficio que ofrece implantar planes de igualdad en 2918, también hay otras ventajas tangibles (y muy interesantes) que te servirán para tomar la decisión más acertada para tu empresa.

En el post de hoy te contamos qué ha influenciado fuertemente la toma de decisiones de los gobiernos, de cara a insuflar nuevos planes de igualdad en 2018. Y sobre todo, te desvelamos cómo pueden beneficiar estos nuevos planes a las empresas y los negocios. ¡Te sorprenderá!

Planes de Igualdad en 2018, más necesarios que nunca

Los planes de igualdad en 2018 se presentan llenos de atractivos al implantarse en un momento crucial: las recientes movilizaciones sociales y la enorme concienciación de que fuimos testigos durante la jornada del 8 de marzo de 2018, con huelga de mujeres incluida, han supuesto un antes y un después en la gestión política de las necesidades sociales. Y motivos no faltan: según datos de UGT, en el año 2016 las estadísticas demostraron que el salario medio bruto por hora que reciben las mujeres es un 20% menor que el de sus compañeros.  Un dato que no puede por menos que escandalizarnos.

Aunque parezca increíble, la brecha salarial ya está contemplada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el artículo 23.2 establece que toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por igual trabajo. Y por si fuera poco, en España tenemos la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobada por Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto (LISOS) en cuyo texto refundido se contempla una sanción por incumplimiento de hasta 187.515 euros por infracción muy grave, implicando a su vez la pérdida de ayudas, subvenciones y beneficios relacionados con programas de empleo.

Saca rentabilidad a tu empresa con la gua de Centro Especial de Empleo

Asimismo, el pasado mes de abril fue publicado por parte del Ministerio de Seguridad Social y Asuntos Sociales el nuevo plan estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social 2018 – 2020, en el cual se destacan campañas en materia de igualdad dirigidas a vigilar los siguientes aspectos:

  • Igualdad y no discriminación: Priorización de colectivos vulnerables (mujeres, personas con discapacidad, e inmigrantes).
  • Igualdad de género: Campañas específicas en material de planes de igualdad y de cumplimiento formal del protocolo contra el acoso sexual.
  • Brecha salarial: Sistemas de detección de brecha salarial, diseño de acciones de formación específicas en materia de discriminación por razón de género.
  • Conciliación de vida familiar y laboral: Campañas con especial atención al disfrute de permisos de maternidad y paternidad.

Brecha salarial y sus escenarios

¿En qué consiste exactamente la brecha salarial? Aunque más o menos todos lo tengamos claro (es la diferencia entre lo que cobra un hombre y una mujer por realizar el mismo trabajo, a igualdad de condiciones), hay ciertos detalles sutiles que nos pueden ayudar a comprender la envergadura real del problema. En primer lugar, se puede reconocer por los datos estadísticos la existencia de un mercado laboral dividido por sexo. Esta división sexual del trabajo se traslada a las cifras salariales, pudiendo verse una división horizontal y vertical, pudiendo reflejarse en los siguientes escenarios:

  • Trabajos de igual valor y nivel de responsabilidad se remuneran de forma distinta. No es ni más ni menos que la consideración de unas categorías por encima de otras, desvalorizando tanto el puesto de trabajo desempeñado, como a la persona que lo desempeña. Según un estudio de CCOO, se observan pluses que tienen relación directa con el género masculino (ejemplo: peligrosidad). Asimismo, determinadas categorías con similar nivel de riesgos no reciben pluses: se trata de categorías relacionadas habitualmente con el género femenino (ejemplo: manejo de productos químicos en limpieza).
  • Históricamente puestos de trabajo mejor pagados se encuentran ocupados por hombres y los peor remunerados por mujeres. Tal es el caso de las carreras relacionadas con tecnología y las enfocadas a ciencias sociales, donde la presencia de mujeres es mayoritaria. Siendo consecuencia directa de los estereotipos de género existentes.
  • La mayor presencia de hombres en puestos de mayor responsabilidad. La existencia del famoso techo de cristal debido a la dedicación al cuidado familiar mayoritariamente asumido por las mujeres. Muy relacionado en este sentido podemos ver el efecto que ha provocado las medidas de conciliación, las cuales son mayoritariamente asumidas por mujeres, siendo muy deficitaria la presencia de hombres como beneficiarios de las mismas, afectando las mismas directamente al importe salarial cobrado.

Estas circunstancias han generado esa gran desigualdad en las empresas españolas. Una desigualdad que debe corregirse mediante la implantación de medidas sociales efectivas y que respondan a la demanda social (educación en igualdad, racionalización de los horarios de trabajo, etc.) y laborales (planes de igualdad, medidas de conciliación y corresponsabilidad en las empresas).

Auditorías salariales: ¿afectarán a mi empresa?

Dicho esto, parece que algo se mueve en los gobiernos de España. El Ministerio de Empleo (gestionado entonces por el gobierno del Partido Popular) propuso un paquete de medidas encaminadas a alcanzar la igualdad laboral que incluían algo muy interesante: la obligación de realizar auditorías salariales en empresas con más de 250 personas en plantilla (empresas que por otra parte ya estaban obligadas a implantar planes de igualdad). Esta medida generó una importante polémica y un rechazo inicial por parte de la patronal; por su parte, los agentes sociales también expresaron su desacuerdo, considerando que esta medida se debería ampliar a empresas que cuenten con un mínimo de 25 personas en plantilla.

Con la llegada del gobierno del PSOE, la medida no solo ha sido adoptada por el nuevo Ministerio de Empleo, sino que incluso se ha ampliado. La nueva norma prevé sanciones para las empresas que paguen menos a las mujeres, limitándolo a aquellas con una plantilla de 250 personas o más. Las graves conllevan multas de entre el 0,11 y el 0,7% de la masa salarial, y si son muy graves, las empresas tendrán que abonar sanciones de entre el 0,71 y el 1,3%. Además, los trabajadores y trabajadoras tendrán acceso al registro salarial de la empresa para poder verificar si su salario es acorde al de sus compañeros o compañeras.

¿Qué ayudas se contemplan para los planes de igualdad en 2018?

Además de las mencionadas auditorías y sanciones, existen interesantes paquetes de ayudas económicas para las empresas que contemplen su implantación. Ya a principios de año, el entonces Secretario de Estado resaltó el aumento significativo de las ayudas para desarrollar planes de igualdad en las PYMEs (de 30 a 250 personas en plantilla): de 800.000 euros en 2015 a 1.250.000 euros en 2017, con un máximo de 9.000 euros por empresa. La cuantía de las ayudas es la misma, pero gracias al incremento podrán beneficiarse de ellas más empresas.

Asimismo, algunas comunidades autónomas también anunciaron en el primer trimestre del año su intención de apoyar la implantación de planes de igualdad en empresas: sin ir más lejos, la Comunidad de Madrid desveló entonces las medidas adoptadas en su Estrategia de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres para el periodo 2018-2021, con un presupuesto de 254 millones de euros.

El impacto de los planes de igualdad en 2018 en tu empresa

Como verás, los planes de igualdad en 2018 puestos en marcha a lo largo de los próximos meses pueden tener un importante (y beneficioso) impacto en tu empresa. Desde solicitar las ayudas para su implantación, evitar posibles riesgos legales hasta beneficiarte de todas sus ventajas,  son una excelente oportunidad para desmarcarse de tus competidores y sumarte a la línea diseñada por los movimientos sociales. Si tienes una empresa de más de 250 personas en plantilla o bien una PYME y decides implantar un plan de igualdad, obtendrás todo tipo de ventajas. En este sentido, no dejes de leer este interesante artículo donde te contamos cómo evaluar el retorno de la inversión de tu empresa en Responsabilidad Social Corporativa. Te sorprenderá todo lo que puedes conseguir.

Por otra parte, por más de una empresa es conocido el requerimiento en los concursos públicos del requisito obligatorio de disponer de un plan de igualdad; en algunos casos incluso se solicita un Certificado de Igualdad… que a día de hoy no existe. Una buena opción a la hora de demostrar tu alineación con la igualdad es la de obtener el Distintivo de Igualdad, una Marca de Excelencia otorgada por el Ministerio. Es una convocatoria anual que requiere pasar por muchísimos filtros; tantos, que el año 2017 solo se concedió a unas veinte empresas. Aun así, siempre es interesante valorar hacerse con él y marcar una diferencia real con tus competidores.

Ponte en primera línea e implanta un plan de igualdad en tu empresa

Si implantas un plan de igualdad crearás un lazo firme con todos los agentes de tu empresa: desde la plantilla hasta el comité, en conjunto trabajando por un objetivo común. El clima laboral será más distendido y productivo, y  por supuesto la imagen de tu empresa mejorará considerablemente.

En LEIALTA podemos ayudarte a través de nuestro servicio de Planes de Igualdad para Empresas. Somos expertos en la materia y tenemos mucha experiencia, habiendo ayudado a distintos negocios a proyectarse mediante planes de igualdad eficaces y diseñados a la medida de sus necesidades. Consúltanos tus dudas: empezaremos a trabajar contigo desde el minuto uno para que no desaproveches ni una sola oportunidad.

Disponer de planes de igualdad en 2018 pueden ser la oportunidad que están esperando muchas empresas como la tuya para destacar por encima del resto y sumarse a las iniciativas de cambio social “real”. Las ayudas que contemplan y la posibilidad de concursar en ofertas que hasta entonces estaban fuera de tu alcance son incentivos a tener muy en cuenta. ¡Déjanos tu comentario al respecto!



Deja un comentario

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado política de cookies de nuestra página web. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies