Profesionalización de la empresa. El impacto de la toma de decisiones

Hombre que duda ante una decisión. Solución: profesionalización de la empresa

La profesionalización de la empresa es siempre un tema muy delicado. Como ya hemos visto en otras ocasiones, muchos negocios (especialmente empresas familiares) tienen una estructura fuertemente ligada a la posesión y al componente sentimental por parte de sus líderes. Esto hace que delegar ciertos aspectos de la gestión de la empresa en profesionales externos levante ampollas en prácticamente todos los casos… Uno de los aspectos que más afectados se ven es el de la toma de decisiones, sobre todo cuando se trata de decisiones de importancia que afecten a la continuidad del proyecto.

El tema del retraso en la toma de decisiones (y las consecuencias económicas que tiene) es de vital importancia para cualquier empresario, más aún si se trata de un negocio familiar en el que todos quieren tener voz y voto. Hoy os contamos cómo hacer bien las cosas a través de una acertada profesionalización de la empresa.

Profesionalización de la empresa: Sociedad Unipersonal, empresa familiar y grandes empresas

Cada tipo de empresa tiene sus propias peculiaridades. A grandes rasgos, los problemas que conlleva el retraso en la toma de decisiones se centran sobre todo en tres grandes grupos de compañías: Sociedades Unipersonales (S.L), empresas familiares y grandes corporaciones. El primer caso, el de las S.L., es paradigmático: son empresas de un solo socio que se echa encima todas las responsabilidades, la gestión y lo que haga falta. Vamos, que si hay que apagar las luces y barrer cuando termina la jornada, se hace.

Este tipo de líder suele tener la sensación de que “todo depende de él/ella”: desde organizar a la plantilla, hasta contratar trabajadores o preparar las nóminas. En estos casos, la profesionalización de la empresa (familiar o no familiar) es un tema sangrante: ¿cómo delegar en una consultoría profesional externa el trabajo que hago yo? ¿Cómo me voy a fiar, si no les conozco y no tienen la misma implicación que yo con el negocio?

Principales problemas para la profesionalización de la empresa

La mejor de las opciones

En el caso de las S.A.U., la profesionalización de la empresa se convierte en la mejor solución para evitar que el socio unitario tenga que dedicar tiempo y esfuerzo a tareas que no le aportan nada (ni tampoco a su empresa). Gestión de contabilidad, temas fiscales, contratación y gestión de los recursos humanos… Son tareas que conviene delegar en profesionales competentes.

El socio debe entender, sobre todo, que aprender a delegar es bueno para él/ella y también para su negocio. Es una decisión importante que debe tomar, ya que en caso contrario no solo se juega su salud y su bienestar, sino también que su empresa sufra determinadas consecuencias económicas adversas en el futuro.

¿Qué sucede con la empresa familiar?

La profesionalización de la empresa familiar es aún más compleja que la de una Sociedad Unipersonal, especialmente cuando hablamos de un negocio familiar de segunda o tercera generación. Y es que entran en juego factores sentimentales que ponen en peligro la gestión del negocio, que requiere de una visión externa. La toma de decisiones puede convertirse en un auténtico caos; además, muchas veces los socios no están dispuestos a ceder ni la más mínima parte de la gestión del negocio a profesionales externos.

A este respecto, una solución muy interesante es establecer un protocolo familiar con un calendario de plazos, que imponga unos tiempos máximos para la toma de cada decisión.

El problema de las grandes empresas

Como comentaba antes, cada tipo de empresa tiene sus peculiaridades, y por ende, sus propios problemas. En el caso de las grandes empresas, el tema de la toma de decisiones se suele complicar por causa de la diseminación del liderazgo. Las consecuencias pueden ser muy graves para el negocio, especialmente en lo que respecta al impacto económico que genera retrasar determinadas decisiones importantes. Impacto que puede ser estructural, dentro del propio negocio, o externo, relativo a la prospección comercial de la empresa de cara al exterior.

En estos casos la profesionalización de la empresa a través de servicios externos de consultoría especializada se hace más necesario que en ningún otro, al tratarse de la mejor forma de unificar criterios.

Profesionalización: la mejor decisión

A todos nos cuesta tomar decisiones, sobre todo cuando son de gran calado. Este problema es mucho más complejo cuando hablamos de empresas, en cuyo caso las decisiones tomadas pueden tener consecuencias imprevisibles… Y eso resulta muy preocupante. Por eso es importante establecer métodos que faciliten la tarea y tengan en cuenta todas las posibilidades. La profesionalización de la empresa, que implica derivar su gestión (o parte de ella) hacia profesionales externos con experiencia y garantías, se revela como la mejor solución.

En Leialta podemos ayudarte con este tema y muchos otros, como la creación de un protocolo familiar.
Tomar decisiones es complicado, más aún si eres empresario. ¿Cuál es tu punto de vista al respecto?

¿Quieres leer más artículos sobre empresa familar?



Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies