Consultoria de empresa familiar

Soy empresario y voy a jubilarme pronto: ¿cómo salvaguardo mis bienes…?

La reestructuración empresarial para proteger tus bienes antes de la jubilación puede ser la solución que necesitas ahora que eres un empresario de mediana edad que empieza ya a pensar en el futuro. Te vamos a explicar todos los supuestos con un caso real (anónimo, por supuesto), y qué opciones hicimos barajar a este empresario como consultoría de empresa familiar experta en estas lideas…

Cuando una persona funda una empresa no suele estar pensando en la jubilación: son tiempos de trabajo, ilusión y empuje en los que el retiro dorado queda muy lejos. Pero todo termina por llegar, y cuando es el momento a muchos emprendedores les asalta una duda: ¿vendo mi negocio y disfruto del dinero o lego la empresa a mis herederos? No es una decisión fácil que digamos.

Ante esta situación, la posibilidad de realizar una reestructuración empresarial y dejar las cosas bien organizadas (y el patrimonio protegido) es una alternativa a valorar. Hoy te contamos cuáles son tus opciones si te encuentras en un caso similar y por qué merece la pena dejar el proceso en manos de profesionales.

Ventajas de la reestructuración empresarial

En una consulta de nuestra web, el empresario que comentábamos nos planteó la siguiente pregunta. “Tengo previsto jubilarme en breve pero me preocupa lo que pueda pasar con el ahorro empresarial generado por mi empresa durante todos estos años. Me gustaría protegerlo. Además, tampoco tengo muy claro si es mejor vender el negocio o legarlo a mis hijos, que por ahora no se muestran muy interesados en él. ¿Qué opciones tengo?”

Vayamos por partes. El ahorro empresarial suele adoptar dos formas: exceso de tesorería (beneficios en dinero) y patrimonio inmobiliario (inmuebles comprados por la empresa para invertir los beneficios). Ambos están sujetos a una fuerte fiscalidad ante una posible compraventa o un traspaso del negocio a los herederos. Por este motivo, es fundamental someter al negocio a un proceso de reestructuración empresarial que proteja este patrimonio optimizando la fiscalidad. Es decir: sin pagar más impuestos de los necesarios y de forma legal y transparente.

No vamos a detenernos ahora en describir al detalle los beneficios de una reestructuración empresarial (puedes leerlo en este post enlazado), junto con una interesante infografía. Pero sí has de saber que esta operación debe incluir necesariamente la escisión total o parcial de la empresa y la creación de una sociedad patrimonial, que acogerá (y protegerá) el patrimonio inmobiliario.

Segunda opción: la sociedad holding

Además de la creación de una sociedad patrimonial, existe otra posibilidad para proteger el ahorro empresarial de un gravamen fiscal elevado u otros riesgos. Hablamos de la sociedad holding. Una vez reconvertida la empresa en una sociedad de estas características, el dinero del grupo podrá pasar de una empresa a otra de forma libre de impuestos. Y si se desea vender alguna de las empresas del grupo, la plusvalía también estará exenta de impuestos.

Los problemas del legado

Cuando al propietario o propietaria de una empresa familiar le llega la hora de la jubilación, se enfrenta a dos escenarios posibles: que haya sucesión… o que no la haya. Es el momento de decidir si la empresa continúa en manos de la familia y pasa a los hijos (siempre que exista esta posibilidad) o si se procede a su venta. En ambos casos, para evitar conflictos entre socios y situaciones poco deseadas es fundamental contar previamente con un protocolo familiar que establezca las bases de la sucesión/venta. De esta manera, no habrá posibilidad de enfrentamiento entre socios o de que surjan guerras internas que puedan afectar seriamente a las relaciones familiares, siempre tan delicadas.

A veces, la opción de la venta de la empresa es interesante aún cuando exista la posibilidad de legarla a los herederos. Puede ser una buena forma de eliminar el riesgo que pesa sobre el ahorro empresarial, sea monetario o inmobiliario. Si se opta por la venta, hay que decidir entre distintas alternativas: vender el negocio a los empleados (de estar interesados) o a un tercero. Te recomendamos la lectura de esta guía sobre cómo vender el negocio familiar: te sorprenderá saber cuántos factores entran en juego en el proceso…

Cómo hacer para hacerlo bien

Como véras, la necesidad de contar con un protocolo familiar y la posibilidad de realizar una reestructuración empresarial previa que haga más fácil el futuro de la empresa familiar son las piezas claves de tu tranquilidad como empresario. Pero estos procesos no son sencillos, y desde luego no conviene realizarlos desde el interior de la propia empresa (donde hay partes implicadas y no se suele contar con la especialización y la experiencia suficientes). La solución está clara: recurrir a un servicio profesional de reestructuración empresarial especializado en negocios familiares.

En LEIALTA, consultoría de empresa familiar en Madrid, tenemos la experiencia y la profesionalidad que necesita tu negocio para gestionar con éxito estas complejas situaciones, garantizando una protección total para el ahorro empresarial y optimizando al máximo la fiscalidad en todos los procesos. Tanto si lo que quieres es crear una sociedad patrimonial mediante una escisión de sociedades como si te interesa la figura de las Sociedades Holding, no dudes en contactar con nosotros. Resolveremos tus dudas y te ayudaremos a decidir lo mejor para tu empresa.

Mejor, de la mano de expertos

Todo el tiempo que dediques a gestionar el futuro de tu empresa familiar se lo estarás dedicando a tu futura tranquilidad. Para llevar a cabo una reestructuración empresarial en tu negocio de forma sencilla, rápida y con garantías, no dudes en recurrir a quienes tienen los conocimientos y la experiencia necesarias. Y si tienes alguna duda al respecto, contáctanos o deja un comentario: te responderemos a la mayor brevedad.