Socios en la empresa familiar: cómo gestionar las relaciones

Cuál es la mejor manera de gestionar las relaciones entre socios en la empresa familiar

Las relaciones entre los socios en la empresa familiar son un campo minado para los conflictos. Y es que las desavenencias en el seno de la empresa, se quiera o no, siempre terminan por salir del núcleo corporativo para afectar directamente a todos los órdenes de la vida. Si malo es llevarse el trabajo a casa, mucho peor es que los problemas del día a día pasen luego a las reuniones familiares… La cantidad de conflictos que se generan es impresionante; y aunque parezca exagerado, lo cierto es que estos conflictos pueden llegar a dañar los vínculos familiares e incluso a terminar con el propio negocio.

Si formas parte de una empresa familiar y el estado de las relaciones con tus socios te quita el sueño, es el momento de tomar las riendas de la situación. En el post de hoy te contamos cuál es la mejor manera de gestionar las relaciones entre socios en la empresa familiar. También te desvelamos un “arma secreta” que ayudará a que el engranaje familia-empresa funcione como un reloj suizo. ¡Toma nota!

Los socios en la empresa familiar y las reestructuraciones

La empresa familiar tradicional no deja de ser un modelo bastante frágil. Como hemos comentado a menudo en otros artículos, por muy exitoso y fuerte que sea el negocio durante la primera e incluso la segunda generación, cuando llega a manos de la tercera lo más probable es que termine por desaparecer. No lo decimos nosotros, sino las estadísticas: un 90% de las empresas familiares españolas no superan ese obstáculo. Las malas relaciones entre socios en la empresa familiar suelen ser la razón de esta debacle… Pero la buena noticia es que los problemas se pueden prevenir y afrontar mediante una reestructuración empresarial.

Para hacer las cosas bien, una de las medidas más inteligentes que puedes tomar es contratar a un asesor externo (como te comentábamos en uno de nuestros últimos posts). Tanto para realizar operaciones de due diligence como para los complicados procesos de venta, y por supuesto, para crear un protocolo familiar que actúe como “paraguas” ante injerencias no deseadas de familia política (ay, los “cuñados y cuñadas…”) y de otros agentes. En Leialta ponemos a tu disposición nuestra experiencia y nuestros conocimientos, que ayudarán a tu empresa a salir adelante renovada y totalmente reestructurada de cara al futuro. A continuación te decimos cómo hacerlo.

¿Por qué interesa crear una Sociedad Holding?

La clave de la resolución de los conflictos entre los socios en la empresa familiar pasa por dos opciones: establecer un protocolo familiar o crear una Sociedad Holding.  Esta segunda opción es válida cuando no hablamos de una sola empresa familiar, sino de un grupo de empresas. En estos casos, este tipo de sociedades ayudan a mantener la continuidad del negocio mediante una administración eficiente de las actuaciones de los socios. Sus ventajas son evidentes; para no entretenernos, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo sobre las ventajas de las sociedades holding. Además de mucha información, concreta y bien explicada, en él encontrarás una infografía que te dejará muy claros los conceptos.

Una Sociedad Holding está diseñada para obtener distintas ventajas. Pero en lo que respecta a la gestión de las relaciones entre socios en la empresa familiar, su gran aporte es que permite resolver conflictos generados en sociedades con muchos componentes, como las empresas de segunda y tercera generación en las que han entrado ya hijos, sobrinos, nietos e incluso la  familia política. También es eficaz a la hora de evitar el bloqueo societario (para saber lo que es, no te pierdas este post).

La familia y la empresa, libres de conflictos

¿Qué herramientas ofrece la Sociedad Holding a la hora de solucionar estos problemas? En primer lugar, en este tipo de sociedades la toma de decisiones se hace por mayoría simple (posible quórum 50,01%). De esta manera, la capacidad de veto de los socios minoritarios queda seriamente reducida, lo que redunda positivamente en la continuidad de la empresa. Por ejemplo, es una buena forma de prevenir conflictos entre quienes quieren llevarse el máximo de los beneficios de la empresa y quienes desean reinvertirlos, para hacer que la sociedad crezca.

Así, la Sociedad Holding se convierte en un cortafuegos que protege al grupo de empresas familiares y a la colectividad (que siempre se verá beneficiada de la continuidad), frente a los deseos de individuos o grupos puntuales. Una vez creada esta figura empresarial, las relaciones entre los socios en la empresa familiar se regularán a través de normas establecidas que evitarán su deterioro. Un consejo: para crear una Sociedad Holding, no dudes en buscar asesoramiento externo. Un profesional o equipo sin intereses en la sociedad os ofrecerá un punto de vista externo, imprescindible para evitar roces entre socios y para establecer unas normas equitativas, justas y beneficiosas para la empresa.

El protocolo familiar, una solución interesante

El caso que acabamos de comentar, si bien no es raro, no es tan habitual como el problema de las relaciones de los socios en la empresa familiar cuando sólo existe una empresa (y no un grupo de empresas). Como ya hemos explicado en otras ocasiones, lo mejor para que la empresa familiar funcione como un reloj y los socios no puedan crear problemas que pongan en peligro su continuidad es crear un protocolo familiar. Puedes encontrar más información sobre esta herramienta clave en este post en el que te explicamos las ventajas de crear un protocolo familiar en tu empresa.

Como es sabido, el protocolo familiar establece unas reglas consensuadas que regulan la actuación de los socios familiares. Esto impedirá que las relaciones en el seno de la empresa y de la familia se deterioren, ya que las normas regirán para todos y regularán lo que cada uno puede o no puede hacer (así como las obligaciones de los socios). En Leialta te ayudamos a diseñar un protocolo familiar específico para tu caso: contáctanos y resolveremos todas tus dudas.

Hacia un futuro sólido y tranquilizador

Algo fundamental a la hora de gestionar una empresa familiar es lograr la armonía entre los socios, de forma que la propia sociedad se convierta en algo que todos consideren como propio. Sin tratos de favor, ni rencillas personales. Algo que proteja a la familia y crezca dentro del entorno cultural, generando empleo y beneficios. Para ello es importantísimo que las relaciones entre socios en la empresa familiar funcionen, algo que puedes lograr a través de la figura de la Sociedad Holding.

¿Qué piensas sobre las relaciones de los socios en la empresa familiar? ¿Crees que siempre están abocadas al desastre, o que una familia unida puede superar cualquier obstáculo? ¡Cuéntanos tu experiencia!
¿Quieres leer más artículos sobre empresa familar?



Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies