Valoración de empresas: ¿qué información pide normalmente el posible comprador?

Para qué sirve la valoración de empresas previa a su ventaLa valoración de empresas juega un papel fundamental en la venta de empresas por razones obvias. Pero muchas veces, el vendedor no sabe qué le pedirá exactamente el potencial comprador, ni siquiera qué debe mostrarle y qué no… Al fin y al cabo, se trata de una operación muy delicada. Si estás pensando en vender tu empresa o alguna vez te ha pasado por la cabeza esta posibilidad, párate un momento: este post es precisamente lo que estabas buscando. La valoración de empresas profesional y bien hecha es el primer punto a tener en cuenta… Y cómo hacerla y en qué momento mostrarla es también de vital importancia.

Cuando contactes con un posible comprador, ten muy presente que te va a pedir que se lo cuentes absolutamente todo. Y para poder hacerlo, necesitas haber hecho tus deberes con anterioridad.  La información que entra en la valoración de empresas previa a la venta es muchísima, y como vendedor, debes ser plenamente consciente de todo lo que circula por tu contabilidad, tu fiscalidad y tus negocios. Te contamos cómo prepararte para que la venta de empresas sea un momento más en tu vida profesional, y que no te pille desprevenido… ¡Tu tranquilidad está en juego!

Valoración de empresas: una “foto” de la situación real

Para entendernos, podríamos decir que la valoración de empresas previa a una posible venta hace una “foto” del negocio, tomada desde distintas perspectivas y que abarca un momento determinado (en el que se incluye, por supuesto, el momento actual). Los puntos de vista desde los que se debe contemplar dicha valoración son básicamente cuatro:

  • Laboral
  • Fiscal (ojo, es el más importante)
  • Contable
  • Legal / Societario
  • Contractual

Aparte de estas perspectivas imprescindibles, también es posible que el comprador en ciernes te pida información sobre los bienes muebles e inmuebles de la empresa (en el caso de que los tenga), la propiedad industrial y aspectos más o menos recientes, como la capacidad tecnológica y la protección de datos. Como verás, ¡no es poco lo que vas a tener que preparar!

¿Una auditoría? Adelántate… y respira

Desde el momento en el que decides vender tu empresa, lo primero que tendrás que esperar  es una auditoría por parte del posible comprador. Es algo lógico: el que quiere comprar algo, siempre desea saber si lo que va a adquirir realmente tiene valor y se encuentra en buenas condiciones. Por otra parte, encontrar cualquier “defecto” puede servirle al comprador como herramienta de presión con la que lograr una bajada de precio… Por eso, si antes de que llegue este momento realizas tu propia valoración de empresa, podrás adelantarte a los resultados de la auditoría. La idea es conocer a fondo cuál es tu situación y solucionar todos los problemas que se presenten antes de la venta. La valoración de empresas es una garantía de tranquilidad que te permitirá negociar sobre una base firme, sin perder posiciones.

¿Cómo debe ser la valoración de empresas? En primer lugar debe incluir un informe detallado de las contingencias fiscales de los últimos cuatro años. En el caso de que se detecten irregularidades importantes, el informe te ayudará a depurar responsabilidades. Por otra parte, también es fundamental hacer una revisión de las distintas áreas de la empresa: mercantil (revisar cómo está constituida la sociedad, las acciones y las participaciones; examinar la propiedad industrial…), fiscal (los temidos impuestos, la contabilidad…), inmobiliaria (alquileres, inmuebles, licencias…), de plantilla (régimen de seguridad social, control de riesgos laborales…)… Estos son solo algunos de los aspectos a revisar en el informe de valoración de empresas; el trabajo final será mucho más exhaustivo. Por otra parte, no dejes de consultar este post para saber más sobre cómo vender un negocio. Te sorprenderás de todo lo que implica…

¡Y esto es lo que NO debes hacer…!

Lo que tienes que hacer para poder negociar sobre seguro, ya lo sabes. Pero, ¿tienes claro lo que no debes hacer? Ahí van unos consejos: nunca se deben maquillar cuentas o resultados, intentar ocultar información bajo lenguaje farragoso, recurrir al famoso “ojos que no ven…” (es decir, no querer saber) o pensar que tu empresa vale más de lo que los profesionales te aseguran. Todos estos errores se pueden eliminar de un plumazo mediante una medida muy inteligente: contratar a un servicio de asesoría empresarial externa, independiente y objetivo, que realice la valoración de empresas con tu colaboración. Además de realizar un trabajo eficaz desde un punto de vista externo, los expertos de LEIALTA te podemos ayudar a mejorar la situación y la imagen de tu empresa, una vez detectados los posibles problemas. Ponte en contacto con nuestro departamento de valoración de empresas: te garantizamos calidad, experiencia y total confidencialidad.

¿A que ya tienes más clara la importancia de la valoración de empresas previa a una posible venta? ¡Coméntanos tus dudas y te daremos soluciones! Somos una consultoria empresarial especializada en la asesoría de empresas en Madrid. Podemos ayudarte.

¿Quieres leer más artículos sobre empresa familar?



Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies