Venta de empresas: empresario prevenido… ¡Gana!

Venta de empresas: Empresario prevenido… ¡gana!

La venta de empresas es algo que resulta muy atractivo a cualquier empresario, aunque sea solo para soñar. ¡Quién no ha pensado alguna vez en venderlo todo y retirarse a disfrutar de los beneficios, en una playa paradisíaca y con un cóctel en la mano…! Sueños aparte, lo cierto es que cuando has trabajado duro durante años para levantar un negocio de éxito resulta muy difícil dejarlo atrás. Más aún, para después ver cómo una gran parte de los beneficios desaparecen en forma de impuestos.

Si alguna vez has pensado en vender tu empresa en el futuro y disfrutar de una jubilación solvente y tranquila, este artículo te puede resultar interesante. Te contamos cómo prepararlo todo para sacar el máximo beneficio en el futuro, de manera legal y transparente al cien por cien. Y el concepto clave es… Sociedad Holding: sigue leyendo para descubrir sus secretos.

Venta de empresas: el problema de la vinculación

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta en los procesos de venta de empresas es la vinculación que cualquier emprendedor tiene con su negocio (sobre todo, si se trata de una empresa familiar). Aparte, además del fuerte componente emocional, hay que tener en cuenta que vender una empresa no significa desentenderse totalmente de ella tras la venta.

Es habitual que el empresario permanezca vinculado al negocio durante un tiempo, para asesorar al comprador en aspectos como dirección o gestión (en un cargo directivo, como te contábamos cuando hablábamos sobre cómo vender una empresa).  Transcurrido el plazo acordado, recibirá el dinero de la venta (en muchos casos fraccionado) y lógicamente tendrá que pagar los impuestos correspondientes. Ahí es donde empiezan los quebraderos de cabeza que hacen que muchos se pregunten, “¿quién me mandaría a mí …?”

Sociedad Holding al rescate

En procesos de venta de empresas, es precisamente en este momento cuando se ve la necesidad de tenerlo todo bien gestionado. No vale ponerse manos a la obra cuando vemos las orejas al lobo: una labor previa de consultoría empresarial es fundamental para prevenir situaciones no deseadas en el futuro. Si el empresario previsor ha creado antes un entramado legal con una Sociedad Holding a la cabeza, convirtiendo su negocio familiar (o no familiar) en un grupo empresarial, tiene la baza ganadora para salir airoso del trance desde el punto de vista fiscal.

A grandes rasgos y como ya te hemos contado en alguna ocasión, una Sociedad Holding es una empresa “cabecera” que agrupa el resto de las actividades de la empresa (sociedades dependientes con diferentes actividades así como otros activos como las inversiones de patrimonio, inmuebles, etc.). La existencia de esta estructura permite que, tras la venta de la empresa, el dinero por la plusvalía pase directamente a la Sociedad Holding totalmente exento de impuestos, siempre y cuando esta Sociedad Holding tenga actividad.

Una jubilación dorada

Contando con una Sociedad Holding, la venta de una sociedad del grupo te permite no pagar impuestos por la plusvalía fiscal, y poder disponer de dicho dinero entre las empresas de grupo sin coste fiscal igualmente. ¡Es cuestión de organizarse! En Leialta te ayudamos a preparar tu estructura empresarial y protegerla bajo el paraguas siempre eficaz de la Sociedad Holding. No dudes en consultarnos: somos expertos en consultoría empresarial familiar.

Un ejemplo, más que mil palabras

Ejemplo de tributación cuándo hay una Sociedad Holding

Vamos a ver un ejemplo muy ilustrativo de lo beneficiosa que puede ser la creación de una Sociedad Holding para el empresario que quiera vender su empresa a futuro. En el primer escenario (sobre estas líneas), el Socio es propietario de un Grupo empresarial que cuenta con una Sociedad Holding como entidad dominante de varias sociedades. Ha recibido una gran oferta de un tercero por un total de 2.000.000 €, interesado en comprar la Sociedad Actividad 2 que tiene un valor de compra inicial de 1.000.000 €.

El Socio, a pesar de no necesitar tal cantidad de dinero, acepta sin dudarlo. La plusvalía (diferencia entre el precio de compra y el precio de venta) es de 1.000.000 €. (2.000.000 – 1.000.000 ).

En este escenario, ¡la plusvalía inicial no tributa por disponer de Sociedad Holding!

Ejemplo de tributación cuándo no hay una Sociedad Holding

En el Escenario B, un tercero quiere adquirir la Sociedad Actividad 2 y ofrece 2.000.000 €. El Socio, al ser la oferta tan atractiva, decide vender su Sociedad a pesar de no necesitar el dinero. Es consciente de que esta oferta no va a volver a ser planteada nunca más, ya que la Sociedad Actividad 2 es considerada un activo esencial en la estrategia empresarial del tercero y la quiere a cualquier precio.

¿Qué sucede tras la venta?

En ambos procesos de venta de empresas, la operación supone un gran negocio; pero como se puede observar en el Escenario B, el particular tendrá que tributar por el importe íntegro de la ganancia, de 1.000.000 € , estando sujeta dicha plusvalía a  la escala IRPF del socio. Con la Sociedad Holding, sin embargo, sí que dispondría del beneficio de 1.000.000 € en su totalidad sin necesidad de pagar impuestos, al no tener que tributar la plusvalía, decidiendo libremente el destino de los recursos captados por la venta de la Sociedad 2 sin estar sujetos a tributación, siempre que no salgan fuera del Grupo empresarial.

A su vez, en el escenario A, el Socio podrá elegir cuándo es el momento de retirar el importe vía dividendos a su persona ¡y no verse obligado a tributar de una sola tacada! Así, sólo dispondrá del importe que necesite en cada momento.

RSC: inversión, no coste

Por otra parte y a efectos fiscales, el Escenario A ofrece la Posibilidad de acogerse, como Grupo de empresas, al régimen de consolidación fiscal en materia del Impuesto Sobre Sociedades (Art. 55 LIS), y en materia de IVA (Ley 37/1992) entre las empresas de grupo lo que se traduce en ventajas económicas inmediatas por compensación de beneficios con pérdidas entre empresas de grupo.

Lo podemos comprender mejor de forma visual con el siguiente ejemplo:

Venta de empresas: Empresario prevenido… ¡gana!

También contará con una exención del Impuesto sobre el Patrimonio (siempre que se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 4 de la Ley 19/1991 del Impuesto sobre el Patrimonio). Contando con Sociedad Holding, tengo un efecto económico inmediato: ¡pago 7.500 euros menos en mi Impuesto sobre Sociedades!

No dejes para mañana…

En lo que a venta de empresas respecta, el refrán lo dice bien claro: lo que hagas hoy por tu sociedad y tu futuro tendrá consecuencias muy beneficiosas cuando llegue el momento de vender, si es que llega. Crear una estructura legal, transparente y eficaz mediante una Sociedad Holding es una opción a valorar, que te permitirá obtener más beneficios de la posible venta de tu empresa y gestionarla de una forma mucho más sencilla y eficiente.

¿Crees que crear una Sociedad Holding es una buena solución para preparar los negocios ante procesos de venta de empresas? ¿Tienes un grupo empresarial bajo este concepto o estás pensando en tenerlo? ¡Consúltanos tus dudas y danos tu opinión!

¿Quieres leer más artículos que te ayuden con la venta de tu negocio?



Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies