Home | Blog | Asesoría empresarial | Reserva de capitalización: ¿cómo actuar si hay excesos?

Reserva de capitalización: ¿cómo actuar si hay excesos?

Excesos en la reserva de capitalizaciónSi quieres reducir la tributación en tu empresa, debes saber qué es la reserva de capitalización, con la que podrás obtener beneficios fiscales y optimizar los impuestos que paga tu organización.

¿Qué es la reserva de capitalización?

La reserva de capitalización se regula en el artículo 25 de la ley del impuesto sobre sociedades que establece la posibilidad de que las sociedades que cumplan una serie de requisitos puedan aplicar una reducción en la base imponible del 10% del importe del incremento de sus fondos propios. La reserva de capitalización es lo que se denominaba anteriormente deducción por reinversión de beneficios extraordinarios. Por otra parte, si te preguntas qué cuenta contable es la reserva de capitalización, debes saber que la reserva de capitalización se contabiliza en la cuenta número 1145. La reserva de nivelación en la 1146.

¿Qué requisitos se deben cumplir?

Para que se pueda aplicar la reducción citada en el apartado anterior se deben cumplir una serie de requisitos que son los siguientes:
  • El importe del incremento de los fondos propios de la sociedad se debe mantener durante un plazo de 5 años desde el cierre del período impositivo al que corresponda esta reducción, salvo que existan pérdidas contables en la entidad.
  • Se debe dotar una reserva por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance con absoluta separación el título apropiado y será indisponible durante un plazo de 5 años.
  • Pueden aplicar la reserva de capitalización las sociedades que tributen a tipo general del 25%, las que tributen al 30% y las de nueva creación que tributen al 15%, en el primer período impositivo en que la base imponible resulte positiva.
En el caso en que tu empresa no pueda aplicar toda la reserva de capitalización a la que tiene derecho porque la base imponible no es suficiente, es necesario valorar si es mejor dejar para más adelante la aplicación de la reducción y declarar una base imponible más elevada.

¿Cómo se calcula el incremento de fondos propios?

El incremento de fondos propios se obtiene calculando la diferencia entre los propios fondos existentes en el momento del cierre del ejercicio (sin incluir los resultados de dicho ejercicio) y los fondos existentes al inicio (sin incluir tampoco los resultados del ejercicio anterior). Para calcular el incremento tampoco se consideran:
  • Las aportaciones que realicen los socios.
  • Los fondos propios por compensación de crédito o las ampliaciones de capital social.
  • Las reservas estatutarias o legales.
  • Las reservas indisponibles.
  • Los fondos propios relativos a una emisión de instrumentos financieros compuestos.
  • Los fondos propios relativos a las variaciones en activos por impuesto diferido derivadas de un incremento o reducción del tipo de gravamen de dicho impuesto.

¿Cuánto tiempo hay que mantener la reserva de capitalización?

Tal y como ha aclarado la Agencia Tributaria, el tiempo durante el cual se debe mantener la reserva de capitalización es de 5 años.

¿Qué hacer si hay un exceso?

Ya hemos visto anteriormente que existe un límite para la reducción que es del 10% de la base imponible del ejercicio antes de compensar las bases negativas de ejercicios anteriores y de aplicar la reducción por reserva de capitalización. En el supuesto en el que se supere ese límite, la reducción que no se haya picado podrá aplicarse en los dos ejercicios siguientes con el mismo límite del 10%. Otra buena opción consiste en comprobar si es mejor posponer reducciones de la base imponible que se puedan aplicar en el Impuesto sobre sociedades, que no suponen un ahorro de impuestos, sino un aplazamiento en el pago. Es el caso de la libertad de amortización o la amortización acelerada. No debemos olvidar que la reserva de capitalización sí es un ahorro, mientras que el diferimiento de pago de los impuestos no lo es. En el caso en que tu sociedad tenga bases imponibles negativas que estén pendientes de compensar, aunque puedes compensar toda la base impositiva del ejercicio con dichas bases negativas, no lo hagas si también tienes derecho a la reducción por reserva de capitalización. No olvides que si dejas parte de la base imponible negativa sin compensar no la pierdes, sino que podrás aplicarla en el futuro sin que exista un límite de tiempo. Sin embargo, La reducción por reserva de capitalización que no apliques solo podrás utilizarla en los dos ejercicios siguientes, por eso es conveniente priorizar la reducción por reserva de capitalización. Por lo tanto, ya sabes para qué sirve la reserva de capitalización y es aconsejable que busques la ayuda de una consultoría experta en fiscalidad empresarial para saber si cumples los requisitos y cómo puedes aplicar este beneficio fiscal en el impuesto sobre sociedades.
Boton más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

solicitar información