Home | Blog | Asesoría empresarial | Descubre cómo deducir el IVA soportado en actividades exentas y ejemplos

Descubre cómo deducir el IVA soportado en actividades exentas y ejemplos

¿Cómo deducir el IVA soportado en actividades exentas?

Existen diversas actividades exentas en el IVA que están reguladas en el artículo 20 de la ley del IVA y las más destacadas son siguientes: asistencia sanitaria actividades educativas asistencia social actividades culturales y operaciones financieras y de seguros, entre otras. Las empresas y los profesionales que realizan estas actividades tienen una serie de gastos y, por lo tanto, un IVA soportado, por lo que pueden surgir diversas dudas como las siguientes: ¿qué diferencia hay entre actividad exenta y actividad no sujeta a IVA?, ¿es posible deducir el IVA?, ¿cómo se hace la deducción?

El problema es que, si realizas una actividad exenta de IVA y no emites facturas con IVA, tampoco puedes deducirte el IVA soportado en relación con tu actividad. Esto se deriva del artículo 94 de la Ley del IVA que regula las operaciones cuya realización origina el derecho a la deducción.

Actividad no sujeta y actividad exenta: ¿cuál es la diferencia?

Lo primero que debemos saber diferenciar es que no es lo mismo que una actividad no esté sujeta al IVA, que una actividad que esté exenta de IVA. Por ejemplo, un producto o servicio no está sujeto a IVA cuando el IVA no se puede aplicar a la operación realizada (es el caso de una compraventa que se hace entre particulares).

Sin embargo, una operación está exenta de IVA cuando sí que debería aplicarse el IVA, pero la propia normativa establece que queda exenta. Si realizas una actividad exenta de IVA deberás incluir en las facturas que se aplica esa exención y mencionar el apartado aplicable del artículo 20 del la Ley del IVA.

IVA deducible: ejemplos prácticos

Otro qué importante en relación con el IVA es que para que se trate de un IVA deducible se deben dar determinadas circunstancias:

  • Se debe tratar de un gasto que esté directamente relacionado con la actividad que se desarrolla.
  • El gasto debe estar justificado mediante una factura.
  • Y la factura debe estar correctamente contabilizada en el libro registro de IVA.

Si el gasto no cumple con todos estos requisitos no será deducible. Por ejemplo:

  • Si un profesional que se dedica al marketing alquila una oficina, compra un software para su actividad y material de oficina, podrá deducirse el gasto si lo justifica tal y como hemos visto.
  • Si un electricista se compra unas botas de seguridad para su trabajo, podrá deducirse el IVA del gasto, pero si son botas para su uso personal, no será posible la deducción.

Deducción en el modelo 130 y en la declaración de la renta para actividades exentas

Para la deducción del IVA soportado en el caso de actividades exentas de IVA debemos considerar dos cosas:

  • En el caso de que presentes el modelo 130. Es un modelo que se presenta de forma trimestral y por el que se adelanta a Hacienda el pago del IRPF. Es decir, es el modelo por el que anticipas lo que corresponderá pagar en la declaración de la renta.
  • Si no presentas el modelo 130, la inclusión del IVA como gasto se puede hacer directamente en la declaración de la renta anual. En el apartado de los gastos se puede añadir el IVA de forma que los gastos se incrementarán.

Si eres un profesional que realiza una actividad gravada con IVA y otra exenta de IVA, tendrás que aplicar la denominada prorrata de IVA que consiste en calcular un porcentaje para deducir el IVA en relación con los ingresos derivados de la actividad no exenta de IVA.

Ejemplo de caso de deducción de IVA en actividad exenta

Para entender mejor la situación partamos del caso de una persona que trabaja como autónoma y que está dada de alta el epígrafe 861 de profesionales. Se dedica a redactar artículos para revistas, por lo que sus facturas están exentas de IVA y quiere recuperar ese IVA de las facturas de gastos relacionados con su actividad. En este caso, como no se realizan declaraciones de IVA, se puede imputar el gasto en la declaración de la renta. Por lo tanto, en la declaración del IRPF se incluirá el IVA soportado en el apartado de los gastos relacionados con la actividad profesional. Si, por ejemplo, este autónomo compra en una papelería y le entregan una factura con un total de 30,25 euros, de los cuales 25 euros son la base imponible y 5,25 el IVA. En la declaración de la renta deberá incluir el total de la factura.

Si necesitas ayudas con las declaraciones de IVA, IRPF o cualquier otro modelo tributario, o realizas una actividad exenta de IVA y tienes dudas, no dudes en contactar con nuestro equipo de asesoría de empresas. Analizaremos tu caso particular para aportarte soluciones y realizar todos los trámites ante Hacienda por ti para que no tengas ningún problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestionar el consentimiento de datos

Al seleccionar “Aceptar el seguimiento”, usted permite el uso de cookies, píxeles, etiquetas y tecnologías similares.

Configurar Política de cookies
Cookies
solicitar información