Inicio | Blog | Gestión empresa familiar | Plusvalía municipal: ¿en qué casos no se debe pagar?

Plusvalía municipal: ¿en qué casos no se debe pagar?

casos y exenciones de la plusvalia municipal en España

La sentencia del Tribunal Constitucional de 26 de octubre de 2021 terminó con la polémica que desde hacía tiempo existía en relación a la plusvalía municipal. Esta sentencia declaró la inconstitucionalidad y nulidad de los artículos de la ley reguladora de las haciendas locales relativos a las normas para determinar la base imponible del impuesto de plusvalía. La sentencia del TC dio lugar a una nueva regulación que cambia y pretende mejorar la forma de calcular la base imponible, de manera que los contribuyentes que no obtengan una ganancia por la venta del inmueble queden exentos de pagar el tributo. En este artículo, por lo tanto, vamos a analizar en qué casos no se paga la plusvalía municipal.

¿En qué casos no se paga la plusvalía municipal?

La plusvalía municipal es un tributo directo que grava la transmisión de un inmueble (por compraventa, donación o herencia, por ejemplo) cuyo valor se entiende que ha aumentado con el paso del tiempo. Por lo tanto, es un impuesto que se paga cuando el inmueble cambia de propietario y aumenta su valor.

Sin embargo, el artículo 4 de la ley reguladora de las haciendas locales regula varios casos de exención en la plusvalía municipal que son los siguientes:

  • Cuando se trate de terrenos rústicos a efectos del impuesto sobre bienes inmuebles.
  • En el caso de aportaciones de bienes y derechos que realicen los cónyuges a la sociedad conyugal. Adjudicaciones que a su favor y en pago de ella se verifiquen y transmisiones que se hagan a los cónyuges en pago de sus haberes comunes.
  • Transmisiones de bienes inmuebles entre cónyuges o a favor de sus hijos como consecuencia del cumplimiento de sentencias en casos de nulidad, separación o divorcio.
  • Aportaciones o transmisiones de bienes inmuebles a la sociedad de gestión de activos procedentes de reestructuración bancaria.
  • Casos en los que no exista un incremento de valor por diferencia entre los valores de dichos terrenos en las fechas de transmisión y adquisición. En este caso, el interesado debe acreditar que no existe un incremento de valor del bien y aportar los títulos que demuestren la transmisión y adquisición por el interesado.
  • Constitución y transmisión de derechos de servidumbre.
  • Transmisiones de bienes que se encuentren dentro del perímetro delimitado como conjunto histórico artístico o que ya han sido declarados de interés cultural.
  • Transmisión hecha por persona física en dación en pago de la vivienda habitual para la cancelación de deudas garantizadas con hipoteca.
  • También estarán exentas las transmisiones realizadas por el Estado, las comunidades autónomas, entidades gestoras de la Seguridad Social y Cruz Roja Española, entre otras.

Otros impuestos que gravan la transmisión de un bien inmueble

En el caso en que se transmita un bien inmueble como un piso, por ejemplo, puede que la transmisión se beneficie de la exención en la plusvalía municipal si se cumplen los requisitos de los casos que hemos detallado en el apartado anterior, sin embargo, se deberán tener en cuenta otros impuestos como los siguientes:

  • En el caso de que se trate de una primera transmisión (una vivienda de obra nueva, por ejemplo) se deberá pagar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que en 2022 asciende a un 10%.
  • En el caso de que la compraventa tribute por IVA, deberá pagarse, en función de cada comunidad autónoma, el impuesto de actos jurídicos documentados.
  • Si se trata de una segunda transmisión se deberá abonar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP). El importe a pagar por el ITP dependerá de la comunidad autónoma en la que se encuentre el bien inmueble. Varía entre un tipo del 6% a un tipo del 10%.
  • El vendedor, además, deberá declarar el impuesto sobre sociedades, si se trata de una persona jurídica (sociedad mercantil) o el impuesto sobre la renta de las personas físicas si se trata de una persona física. En el caso de las personas físicas existen casos en los que, si se cumplen unos determinados requisitos, no se deberá pagar el IRPF. Se trata de supuestos en los que el dinero obtenido con la venta, se reinvierte en la compra de otra vivienda habitual o en su rehabilitación.

En el caso de las personas con discapacidad, debemos tener en cuenta que sí deben pagar la plusvalía municipal, pero podrán beneficiarse de exenciones o reducciones en otros impuestos como en el IVA, el IRPF, el impuesto de circulación o el impuesto de sucesiones o donaciones.

Si vas a transmitir un bien inmueble es importante que conozcas los casos en los que no se paga la plusvalía municipal para que una asesoría fiscal pueda verificar si cumples los requisitos y tramite la exención, de forma que reduzcas la carga fiscal de la operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.